Orígenes del grupo Poliedro, según Teobaldo Mercado (entrevista)

Estándar
Teobaldo Archivos X

Teobaldo Archivos X

Por Remigio Aras

La siguiente transcripción, realizada por Remigio Aras a partir de un archivo Mp3, corresponde al fragmento de una charla entre Teobaldo Mercado Pomar y Sergio Alejandro Amira del 23 de diciembre de 2007.

Teobaldo Mercado Pomar: Poliedro fue originalmente una historia entre Sergio Fritz, Jorge Dionisio Miranda Fuentes Dionisio es su segundo nombre, por eso lo molestamos y le decimos Dionisio y yo dónde se planeó hacer una antología de literatura fantástica chilena e invitamos a otras personas a que participaran. Como yo sabía, Jorge Miranda arrugó, porque es de esas personas “sí yo lo voy a hacer”, “sí que la otra semana”, “no, que dame una semana más y que este mes lo terminó y que se yo” y no, de eso nunca. Y yo se lo dije delante de todos (risas). No fue en broma fue en serio. Estaban Luis Saavedra y Pablo Castro presentes también.

Sergio Alejandro Amira: Entonces hubo una reunión, una primera reunión dónde estaban presente quienes.

TMP: Estaban Luis Saavedra, Sergio Fritz, Jorge Miranda y yo. Luego (Saavedra) incorporó a Pablo Castro y de ahí ya Jorge estaba un poco alejado y yo nuevamente les dije “va a desaparecer ese compadre”. Y así mismo fue, porque… Mira, Jorge yo… yo creo que tiene talento, pero es muy requeteflojo. Dice la chiva que “no tengo tiempo” pero no, no es chiva. Tiene notebook, lo mandan a trabajar fuera de Santiago… en el hotel dónde se aloja que le cuesta media hora (escribir) y al otro decía seguir.

SAA: Entonces ese tipo salió.

TMP: Claro, yo ya había conocido a Armando Rosselot…

 SAA: ¿Cómo lo conociste?

TMP: En la reunión de la HDH, la superantología en la que iban… íbamos a ESTAR los grandes PRÓCERES de la ciencia ficción y fantasía chilena. Leí lo que había escrito, me gustó, y cuando Jorge arrugó yo me dije: “aquí tenemos un posible reemplazante”.

SAA: ¿Y cual era la premisa de Poliedro?, ¿que cada cual iba a poner plata?, ¿que iba a ser autoeditado?

TMP: Justamente. Que iba a ser dividido en partes iguales el costo de al autoedición.

SAA: Pero esa edición no la ibas a hacer tú.

TMP: No, no, no, no, no. Teníamos dos alternativas una era Juan Carlos Raúl y el otro, un tipo de Rancagua

SAA: Pavito.

TMP: Claro, que conoce Luis Saavedra. Y optaron por esa.

SAA: Entró Armando…

TMP: Pablo Castro se había desaparecido igual que Jorge, pero Pablo nunca dijo nada oficialmente. Jorge al menos yo hablé por teléfono y me dijo “no sabís que después que estoy complicado…”, “ya entonces”, le dije “quedai fuera”. Le mandé entonces un correo diciendo lo mismo y quedó fuera. Pero Pablo nada, ni un correo ni un llamado nada. Desapareció absolutamente y nadie sabía…

SAA: Tengo entendido que se fue de viaje.

TMP: ¡SÍ!, efectivamente. Me enteré meses después por Luis Saavedra. Pero él jamás se acercó personalmente a comunicarnos a nosotros nada.

SAA: Al comité Poliedro. ¿O no había tal cosa como un comité?

TMP: No había comité, había grupo.

SAA: ¿La idea era que cada uno leía los relatos de los otros y hacía correcciones mínimas, acentos, comas, cosas por el estilo, pero no intervenían…?

TMP: No se modificaba el texto. Eso lo propuso Luis Saavedra, propuso quien iba a ser, quien iba a organizar… como el comité. Una especie de comité y tanto Sergio Fritz como Patricio Alfonso y yo le dijimos: NO.

SAA: Nada de comité.

TMP: Nada de comité. Nada de andar metiendo mano en las historias de los demás, excepto si se le pasó una coma, si se repite el nombre de un personaje… detalles. Nada más que eso. Y así se hizo, se repartieron los textos y tengo el dudoso honor de haber sido el único imbécil que respondió a todos e hice comentarios a todos de sus historias. Nadie comentó la mía, Luis Saavedra aún no había enviado la suya… Envió El gran río del mundo pero después dijo que la iba a cambiar, entonces pa’ qué le iba a revisar esa. Él después envío las otras historias cuando yo ya estaba fuera, claro, pero yo envíe y nadie dijo nada. Lo mismo con los proyectos de portada… nadie dijo nada, excepto Sergio Fritz que dijo que la tercera o la cuarta le gustó.

SAA: ¿Ni siquiera Armando Rosselot?

TMP: Nadie. Nadie dijo nada.

SAA: ¿Y “Solhedad” ya estaba?

TMP: Sí (risas), ya estaba la Soledad.

SAA: Te faltó decir cómo llegó Soledad.

TMP: A Soledad la llevó Luis Saavedra.

SAA: Ella llegó a suplir la vacante dejada por Pablo Castro.

TMP: Justamente. Entre comillas, en realidad esto nunca fue tan, dijéramos, acucioso y llevar nombre por nombre.

SAA: ¿Y cómo se comunicaban?

TMP: Había una lista de correo, un grupo yahoo del Grupo Poliedro.

SAA: ¿Y a quién se le ocurrió que fuera Grupo Poliedro?

TMP: Fue creo que en la segunda reunión… estábamos hablando entre todos y… No me acuerdo quien dijo exactamente: “puede ser algo que nos abarque a todos, que sea multifacético, como un poliedro…” No fui yo, eso es lo que sé. Entre Patricio Alfonso y Sergio Fritz y Luis Saavedra fue.

SAA: Eso en cuanto a que el libro se llamara Poliedro, pero de ahí a que fuera un grupo…

TMP: Esa fue ya otra idea que vino después. Cuando yo no estaba. Entonces después… llegué hasta la parte de los relatos y que envié mis comentarios a todos. La única que me envió las gracias fue Soledad… gracias por tus comentarios. El resto tampoco dijo nada. Y Luis, claro, justo dijo Soledad va a hacer las ilustraciones pero creo que mejor Teobaldo hace la suya porque conoce mejor el trabajo del que está hablando. Yo de hecho empecé a hacer mi render sobre mi historia Ficción científica, pero en ese entonces mis… eh… como decirlo… mis expectativas económicas no fueron en modo alguno las esperadas. Es decir me más faltó plata, me quedé con menos plata que lo que pensaba, trabajé menos de lo que creí y el caudal de dinero se achicó, achicó y achicó y ya sencillamente no iba a tener plata para poner mi parte en el proyecto. Así que por ese motivo, lamentándolo mucho envié un correo al grupo, informé a todos que me iba, como corresponde, di las razones… Me dijeron lo típico, que “por qué te vas”, que “no te vayas”… No, la decisión está tomada y no puedo, sencillamente no puedo. Y no se pa’ cuando voy a tener dinero. Así de simple. Podría ser en uno o dos meses más, o tres meses más. Que iba a tener dinero para mis necesidades básicas pero no para esto. Una cuestión muy malditamente particular que me tocó. Escapó a todo mi control. En vez de trabajar dos semanas en el mes trabajé dos días. Y al mes siguiente fue lo mismo. En vez de dos semanas estuve una semana y así se fue acortando el dinero… que yo estoy en el aire económicamente desde el 2005 cuando me fui de la Shell… Trabajo esta semana sí, la otra no, y no tengo ninguna certeza que la siguiente vaya a trabajar. Estoy en la cuerda floja, digamos, viviendo a la semana o al día casi, a veces.

Entonces me retiré… perfecto, fuera. Me di de baja de la lista de correo, porque ya no tenía pito que tocar ahí y… Bueno, ellos siguieron armando el cuento y ya no sé como se organizaron con lo de las ilustraciones… cómo escogieron la de la portada… cómo armaron el texto, no tengo idea más allá. Ya no era mi problema, así de simple. Y meses después, me llegó un buen trabajo que me dio la posibilidad de tener dinero para hacer un libro. Entonces me dije: volver a Poliedro si está todo hecho. Ya tienen lista la portada, tienen listos los textos, está casi mandado a la imprenta… Pa’ qué voy a volver ahí. A última hora y con todo lo demás y otro más va ser recortar de nuevo la cantidad de páginas determinadas o palabras por cada uno… Iba a entrar a romper todo el esquema. Y entre eso y hacer mi segundo libro, preferí dejar el dinero para hacer mi segundo libro. Hice mi segundo libro…

 SAA: Fragmentos del infinito.

 TMP: Fragmentos del infinito, justamente… No, no, no. Ese es el tercero. Hijos de las estrellas…

 SAA: Hijos de las estrellas.

 TMP: Y esa esa fue la génesis de mi segundo libro y de Poliedro.

[CC 2012, Remigio Aras]

La siguiente transcripción, realizada por Remigio Aras a partir de un archivo Mp3, corresponde al fragmento de una charla entre Teobaldo Mercado Pomar y Sergio Alejandro Amira del 23 de diciembre de 2007.

Teobaldo Mercado Pomar: Poliedro fue originalmente una historia entre Sergio Fritz, Jorge Dionisio Miranda Fuentes Dionisio es su segundo nombre, por eso lo molestamos y le decimos Dionisio y yo dónde se planeó hacer una antología de literatura fantástica chilena e invitamos a otras personas a que participaran. Como yo sabía, Jorge Miranda arrugó, porque es de esas personas “sí yo lo voy a hacer”, “sí que la otra semana”, “no, que dame una semana más y que este mes lo terminó y que se yo” y no, de eso nunca. Y yo se lo dije delante de todos (risas). No fue en broma fue en serio. Estaban Luis Saavedra y Pablo Castro presentes también.

Sergio Alejandro Amira: Entonces hubo una reunión, una primera reunión dónde estaban presente quienes.

TMP: Estaban Luis Saavedra, Sergio Fritz, Jorge Miranda y yo. Luego (Saavedra) incorporó a Pablo Castro y de ahí ya Jorge estaba un poco alejado y yo nuevamente les dije “va a desaparecer ese compadre”. Y así mismo fue, porque… Mira, Jorge yo… yo creo que tiene talento, pero es muy requeteflojo. Dice la chiva que “no tengo tiempo” pero no, no es chiva. Tiene notebook, lo mandan a trabajar fuera de Santiago… en el hotel dónde se aloja que le cuesta media hora (escribir) y al otro decía seguir.

SAA: Entonces ese tipo salió.

TMP: Claro, yo ya había conocido a Armando Rosselot…

SAA: ¿Cómo lo conociste?

TMP: En la reunión de la HDH, la superantología en la que iban… íbamos a ESTAR los grandes PRÓCERES de la ciencia ficción y fantasía chilena. Leí lo que había escrito, me gustó, y cuando Jorge arrugó yo me dije: “aquí tenemos un posible reemplazante”.

SAA: ¿Y cual era la premisa de Poliedro?, ¿que cada cual iba a poner plata?, ¿que iba a ser autoeditado?

TMP: Justamente. Que iba a ser dividido en partes iguales el costo de al autoedición.

SAA: Pero esa edición no la ibas a hacer tú.

TMP: No, no, no, no, no. Teníamos dos alternativas una era Juan Carlos Raúl y el otro, un tipo de Rancagua

SAA: Pavito.

TMP: Claro, que conoce Luis Saavedra. Y optaron por esa.

SAA: Entró Armando…

TMP: Pablo Castro se había desaparecido igual que Jorge, pero Pablo nunca dijo nada oficialmente. Jorge al menos yo hablé por teléfono y me dijo “no sabís que después que estoy complicado…”, “ya entonces”, le dije “quedai fuera”. Le mandé entonces un correo diciendo lo mismo y quedó fuera. Pero Pablo nada, ni un correo ni un llamado nada. Desapareció absolutamente y nadie sabía…

SAA: Tengo entendido que se fue de viaje.

TMP: ¡SÍ!, efectivamente. Me enteré meses después por Luis Saavedra. Pero él jamás se acercó personalmente a comunicarnos a nosotros nada.

SAA: Al comité Poliedro. ¿O no había tal cosa como un comité?

TMP: No había comité, había grupo.

SAA: ¿La idea era que cada uno leía los relatos de los otros y hacía correcciones mínimas, acentos, comas, cosas por el estilo, pero no intervenían…?

TMP: No se modificaba el texto. Eso lo propuso Luis Saavedra, propuso quien iba a ser, quien iba a organizar… como el comité. Una especie de comité y tanto Sergio Fritz como Patricio Alfonso y yo le dijimos: NO.

SAA: Nada de comité.

TMP: Nada de comité. Nada de andar metiendo mano en las historias de los demás, excepto si se le pasó una coma, si se repite el nombre de un personaje… detalles. Nada más que eso. Y así se hizo, se repartieron los textos y tengo el dudoso honor de haber sido el único imbécil que respondió a todos e hice comentarios a todos de sus historias. Nadie comentó la mía, Luis Saavedra aún no había enviado la suya… Envió El gran río del mundo pero después dijo que la iba a cambiar, entonces pa’ qué le iba a revisar esa. Él después envío las otras historias cuando yo ya estaba fuera, claro, pero yo envíe y nadie dijo nada. Lo mismo con los proyectos de portada… nadie dijo nada, excepto Sergio Fritz que dijo que la tercera o la cuarta le gustó.

SAA: ¿Ni siquiera Armando Rosselot?

TMP: Nadie. Nadie dijo nada.

SAA: ¿Y “Solhedad” ya estaba?

TMP: Sí (risas), ya estaba la Soledad.

SAA: Te faltó decir cómo llegó Soledad.

TMP: A Soledad la llevó Luis Saavedra.

SAA: Ella llegó a suplir la vacante dejada por Pablo Castro.

TMP: Justamente. Entre comillas, en realidad esto nunca fue tan, dijéramos, acucioso y llevar nombre por nombre.

SAA: ¿Y cómo se comunicaban?

TMP: Había una lista de correo, un grupo yahoo del Grupo Poliedro.

SAA: ¿Y a quién se le ocurrió que fuera Grupo Poliedro?

TMP: Fue creo que en la segunda reunión… estábamos hablando entre todos y… No me acuerdo quien dijo exactamente: “puede ser algo que nos abarque a todos, que sea multifacético, como un poliedro…” No fui yo, eso es lo que sé. Entre Patricio Alfonso y Sergio Fritz y Luis Saavedra fue.

SAA: Eso en cuanto a que el libro se llamara Poliedro, pero de ahí a que fuera un grupo…

TMP: Esa fue ya otra idea que vino después. Cuando yo no estaba. Entonces después… llegué hasta la parte de los relatos y que envié mis comentarios a todos. La única que me envió las gracias fue Soledad… gracias por tus comentarios. El resto tampoco dijo nada. Y Luis, claro, justo dijo Soledad va a hacer las ilustraciones pero creo que mejor Teobaldo hace la suya porque conoce mejor el trabajo del que está hablando. Yo de hecho empecé a hacer mi render sobre mi historia Ficción científica, pero en ese entonces mis… eh… como decirlo… mis expectativas económicas no fueron en modo alguno las esperadas. Es decir me más faltó plata, me quedé con menos plata que lo que pensaba, trabajé menos de lo que creí y el caudal de dinero se achicó, achicó y achicó y ya sencillamente no iba a tener plata para poner mi parte en el proyecto. Así que por ese motivo, lamentándolo mucho envié un correo al grupo, informé a todos que me iba, como corresponde, di las razones… Me dijeron lo típico, que “por qué te vas”, que “no te vayas”… No, la decisión está tomada y no puedo, sencillamente no puedo. Y no se pa’ cuando voy a tener dinero. Así de simple. Podría ser en uno o dos meses más, o tres meses más. Que iba a tener dinero para mis necesidades básicas pero no para esto. Una cuestión muy malditamente particular que me tocó. Escapó a todo mi control. En vez de trabajar dos semanas en el mes trabajé dos días. Y al mes siguiente fue lo mismo. En vez de dos semanas estuve una semana y así se fue acortando el dinero… que yo estoy en el aire económicamente desde el 2005 cuando me fui de la Shell… Trabajo esta semana sí, la otra no, y no tengo ninguna certeza que la siguiente vaya a trabajar. Estoy en la cuerda floja, digamos, viviendo a la semana o al día casi, a veces.

Entonces me retiré… perfecto, fuera. Me di de baja de la lista de correo, porque ya no tenía pito que tocar ahí y… Bueno, ellos siguieron armando el cuento y ya no sé como se organizaron con lo de las ilustraciones… cómo escogieron la de la portada… cómo armaron el texto, no tengo idea más allá. Ya no era mi problema, así de simple. Y meses después, me llegó un buen trabajo que me dio la posibilidad de tener dinero para hacer un libro. Entonces me dije: volver a Poliedro si está todo hecho. Ya tienen lista la portada, tienen listos los textos, está casi mandado a la imprenta… Pa’ qué voy a volver ahí. A última hora y con todo lo demás y otro más va ser recortar de nuevo la cantidad de páginas determinadas o palabras por cada uno… Iba a entrar a romper todo el esquema. Y entre eso y hacer mi segundo libro, preferí dejar el dinero para hacer mi segundo libro. Hice mi segundo libro…

SAA: Fragmentos del infinito.

TMP: Fragmentos del infinito, justamente… No, no, no. Ese es el tercero. Hijos de las estrellas…

SAA: Hijos de las estrellas.

TMP: Y esa esa fue la génesis de mi segundo libro y de Poliedro.

[CC 2012, Remigio Aras]

Anuncios

»

  1. La segunda parte de la entrevista es excelente porque se repite la primera parte y así a uno le queda todo mas claro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s