Erizo: Septiembre

Estándar

Ёжик в тумане

Damos por iniciado este septiembre con un número regular de Erizo, de esos que odian nuestros detractores (entre los que se encuentran los mismos erizos) porque dicen que no tienen destino. Y es quizás el destino la mejor característica de Erizo porque ¿quién nos juntó sino el mismo hado y quien nos ha llevado hasta aquí? Y ahora, ¿quién pensaría que iniciamos un nuevo método de publicación? Porque desde este mes, postearemos al menos un artículo cada semana hasta completar el número.

Lipogramaciones literarias, por Remigio Aras. Comenzamos con Remigio Aras que nos trae un interesantísimo artículo sobre las lipogarma… las lipogaram… lipopapalapapiricoi… Una técnica sobre cómo escribir sin recurrir a una letra. Aras, siempre en la avanzada del arte, nos lleva de la manito a visitar a aquellos escritores audaces y sus tour de force eliminando toda referencia a la letra en juego. Esta entrada está escrita sin la letra undécima del alfabeto.

Soltera Otra Vez: final alternativo, por Calamares y Saavedra. “¡Ay, Sabodrio! Se me termina mi teleserie favorita, ¿qué haré?”, declaró Juan. “¿Y qué es esa wea?”, respondió Luis. “¡Es la wea más cachilupilante, estafilofante de todas las teleseries en toda la historia!”. “Es que yo no veo televisión”. “¡Qué idiota eres, Sabodrio! Esa excusa derogó el siglo pasado. ¿Escribamos algo juntos en pelotas? Si total somos hombres”. “¡Ay, galla, ya!”. Aquí está el resultado, solo lo hacemos porque queremos ser populares.

Laboratorio de mentiras: Molloch, por Juan Calamares. Una nueva sección en donde se mostrarán los trabajos particulares de los erizos. Proyectos como novelas y guiones que se pretende mostrar al público para buscar una opinión y un apoyo. Para iniciar esta sección, Juan Calamares valientemente ha cedido los primeros capítulos de su novela. Por favor, opinen respetuosamente. Somos gente de cutis delicado.

Vida fanzinerosa: Un libro entrañable, por Luis Saavedra. Cerramos septiembre con un texto corto que inaugura una nueva sección: vida fanzinerosa, hecha a la medida para su autor. En esta ocasión, el autor rescata un texto escrito para una publicación que nunca apareció, de modo que es prácticamente inédito.

En nuestros menesteres hogareños, Luis Saavedra volvió al redil, más flaco y ojeroso. Recorrió los bajos fondos de la ciudad y se arrastró junto a la peor basura blanca que encontró. El recuerdo del odioso Calamares lo persiguió siempre hasta que comprendió que Calamares solo tenía un amo:  el hermoso I.C.Tirapegui y contra eso nada había que hacer. Llegó una tarde a los cuarteles centrales de Erizo, en donde lo recibieron fríamente. “¡Hola, he vuelto!”, dijo, pero solo un perro lo miró lánguidamente, no recordaba a ese perro. “¿Por qué todos me ignoran?”, preguntó y Odellober se apareció y brindándole una cachetada le dijo: “¡Calamares se fue por tu culpa! ¡Renunció al grupo y dejó solo un capítulo de su nueva novela para este mes! ¡Ahora yo tendré que salvar a Erizo a base de escribir capítulo tras capítulo de ‘Los Plosoms’!” Así son las cosas en Erizo.

No hay tema del renunciado Calamares, pero descuiden, he aquí el manual para ser un excéntrico millonario. PSY es todo a lo que un erizo debe aspirar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s