Erizo: Junio/2013

Estándar
Ёжик в тумане

Ёжик в тумане

Cuando llegamos a una cierta edad, ciertas mujeres y hombres se encuentran con el alma dividida entre la infancia y la madurez. Con una pizca de tristeza y otra de excitación, siguen jugando los juegos de niñez, a veces a oscuras y otras a vista y clemencia del resto. Diremos que los erizos nos encontramos en este interregno, un cómodo parque de juegos para reírnos bobaliconamente, mientras los demás nos observan beatíficamente. Benditos ellos y nosotros.

La columna gorda del Gordo Vimana: “El Encuentro”. Y terminamos el número con un esperado regreso de uno de los personajes más queridos por los lectores de Erizo, enfrentando a su némesis oscura. Para qué adelantar más, lean.

El Fin de Erizo (segunda parte): El Planeta de los Tué, por Juan Calamares y Luis Saavedra. Continúa la gran saga de 2013. Los Erizos secuestrados se dan cuenta que la cosa se complica. El Payasito de Porcelana no es quien dicen ser y tiene un plan siniestro.

Miguel Ferrada pacta con Mortis (ficción), por Juan Calamares. Lo sabíamos desde el principio, pero no teníamos cómo respaldarlo. Miguel Ferrada, ese fifiriche de mirada azulada, al fin queda al descubierto en este documento. Su relación con alguien peor que el cola’e flecha queda expuesta.

Somos un poco lentos: Capitán Cometa y el futuro del hombre (artículo), por Luis Saavedra. El autor escribe una declaración de amor por la ciencia ficción de mediados del siglo XX, con todo su imaginería colorinche y pintoresca, con su forma de abarcar la aventura en tiempos en los que no había mucho escrito y todo era posible. El Capitán Cometa, ese mediocre superhéroe que nadie recuerda hoy, es el vehículo para hacer una visita al género en los 1950’s.

Omar Vega, el astrólogo (imagen). Pues que sobran comentarios.

Veinticinco variaciones sobre Gregor Samsa (ficción), por Luis Saavedra. Zorak ilustra este post, el temible enemigo de más de dos metros y medio de altura del Fantasma del Espacio. Aunque técnicamente es una mantis religiosa, poco nos importa. Saavedra nos llega con otro invento hipster para validarse como escritor. Calamares y Aras miran con recelo estas salidas de madre, pero como son erizos, lo permiten todo.

Este mes recomendamos escuchar estos relatos junto a Mumford&Sons, una banda británica juguetona de folk del oeste de Londres. Música para gente que no es adulta, que no es infantil, que lee cómics y a Thomas Pynchon, que se rehúsa a aceptar las corbatas pero las usa igualmente, que tiene las uñas sucias en su puesto de trabajo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s