DETRÁS DE LAS RISAS: La verdadera historia de Grupo Erizo contada por sus protagonistas.

Estándar

erizo

Por Juan Calamares

Luis Saavedra: Una  noche  soñé  con un anciano  que decía llamarse  Padre Erizo. Me   dijo: “ve por  el mundo  y  busca  discípulos en mi nombre”. Y  así lo hice.

Juan Calamares: Por  esa  época  yo  había puesto una  tienda de  anteojos. Los  compraba muy  baratos y los  vendía muy  caros a personas obsesionadas con la  imagen  o bien a personas muy  tímidas en busca de un loock  vintage. Así conocí a  Luis Saavedra. Le  gustaron unas  gafas que  yo  me había encontrado en la   feria. Se las vendí a 35 mil pesos. Se  veía  ridículo.

Luis Saavedra: Juan Calamares  me  vendió unos  bellos  anteojos exclusivos.  Él mismo  me los recomendó pues pues me hacían ver distinguido.  Así  fue que nos  conocimos.

Sergio Amira: No sé  porque me  internaron en el manicomio. Llegaron un día  a mi  casa  y me  pusieron una camisa  de  fuerza. Yo me  resistí. No estoy  loco,  grité, pero  a nadie  le  importó.  Al   principio vagaba por los  pasillos    con las manos en la cabeza, despreciando a los  internos que caminaban en círculo  esperando la   hora de  su medicamento. Pero  luego  me acostumbré. En realidad  la  vida del manicomio es muy  buena. Uno  no  trabaja y se la  puede  pasar   todo el día leyendo  comics. Si quieren que  les  sea  franco   el manicomio es  maravilloso. En  fin,  todo iba bien  hasta que el médico  jefe me dijo que me   daría  de  alta porque  estaba  curado. Pero   yo no estoy  curado, le  dije, estoy completamente loco. Entonces  me  inventé  una  doble personalidad para que creyera en mi locura: Ahora sería  Remigio Aras. Pero  el jefe  de  psiquiatría  no se  creyó  la  farsa o  bien  consideró que  mi  habitación debía  cederse a un loco mas  loco  que yo. Lamentablemente  me dieron de alta.

Luis Saavedra: Conocí a  Remigio  Aras  en una convención del Capitán América. Me  pareció un hombre sensato.

Juan Calamares:  Un día compré una  caja de anteojos   viejos  y en el  fondo había un libro de  CF. Se llamaba “Yo  visité Ganímides”. Era un estupidez  enorme  y  yo  pensé  que si podía vender  anteojos de la  feria a  precios  exorbitantes  seguramente   podría  hacer lo mismo  con los libros. Siempre  hay pichones.

Luis Saavedra: Juan Calamares, mi proveedor  de  anteojos  distinguidos, se reveló como gran  erudito de la CF. Me   enseñó una  primera edición de  “Yo  visité Ganímides”, mi libro  favorito.  Me lo  vendió  a 40 mil pesos, una  ganga. Así que  le propuse  integrar Grupo Erizo.

Teobaldo Mercado: Yo  conocía a Luis  Saavadra. No  éramos lo que  se  dice íntimos  amigos, pero compartíamos el gusto po la CF. Un día Saavedra vino a mi casa con Juan Calamares. Yo nunca había  visto a ese tipo pero  me  pareció  despreciable.  Se  la  pasaba  sacando  libros de mi   biblioteca  y  haciendo mofa de sus  títulos. Decía: “Los marcianos   mutantes del  año   7865”,  debe   ser un libro muuuuuy interesante. Déja  ese  libro  en  su lugar, le  decía   yo.  Y  entonces Calamares lo dejaba  pero  luego  sacaba otro  y así.  Yo  puedo decir que “Los marcianos   mutantes del año   7865”, es un libro  creíble  y tecnológico, pero  no  quiero desviarme  del tema. Pues  bien, Luis Saavedra me invitó a integrar Grupo  Erizo, pero yo  le dije  que  si el tal Calamares formaba parte no  contara  conmigo. Así que no  entré.

Juan Calamares: Cuando Saavedra me propuso  integrar  Grupo Erizo  me  reí un poco. Miento, me  reí  bastante. En principio porque era estúpido, o  sea, la cosa  no tenía  ni pies  ni cabeza. Saavedra   quería  formar  un grupito  literario de  CF cómica  y todo  porque un anciano que  se  aparecía  en sueños  se lo había   ordenado. Si  acepté  fue  solamente  porque podía seguir estafándolo.

Omar Vega: Hoy por hoy   odio a los erizos, pero  no siempre  fue así.  De  hecho,  estuvimos en  conversaciones  para que  yo integrara el grupo.  Yo les  hice  ciertas  sugerencias. Les   dije que debían  considerar temas  tecnológicos. Como las  lavadoras de último modelo, los   robot  niñera o las  hamburguesas  autocongelantes. Es  decir, inventos  de última  generación. Pero claro, los  erizos  no aceptaron.

Juan Calamares: ¿Omar Vega?, já. Nunca  le  ofrecimos  integrar  el  grupo Erizo.

Luis Saavedra: Como  Teobaldo  Mercado  había  declinado  la  oferta de integrar salimos  en busca del tercer erizo. Entonces le contamos  nuestro  proyecto a Jorge Baradit y Baradit  se  quedó encantado. Le  pareció  la idea mas  genial  del mundo pero lamentablemente al  estar  comprometido con importantes  editoriales no  podía integrar el  grupo. Lo lamentó mucho.

Jorge Baradit: ¿Qué  es  Grupo Erizo?

Remigio Aras: La pequeña Lulú. Yo siempre  he sido    fan de La  pequeña  Lulú y los momentos  mas importantes de  mi vida  han estado marcados por La pequeña Lulu.  Si no lo  creen pregúntenle a mi  siquiatra. Un día, al salir de una   convención de La  pequeña Lulú, se me   apareció  un   tipo llamado Emiliano  y me  dijo:  hola  Sergio. Yo miré  a Emilano y le dije: Te  equivocas, amigo, mi  nombre es Remigio Aras. No no no no no, dijo Emiliano, tú eres  Sergio Amira. No, respondí  yo, mi  nombre es  Remigio Aras. No, dijo Emiliano,  yo  digo que es Sergio Amira.  Y  así estuvimos  unos  15 minutos  hasta que de  pronto  se cruzó una pareja  de patanes. Había uno  al que  yo  conocía de una  convención del Capitán América. Se  llamaba Luis Saavedra.

Luis  Saavedra: El Padre Erizo  me dio un plazo  perentorio para  formar el Grupo  erizo  y el plazo estaba por cumplirse. Así que cuando  vi a Remigio Aras, aquel  joven  tan  sensato, en aquel  entuerto de confusión de  identidades, lo  invité a formar parte del  grupo.

Remigio Aras: Desde  el  principio  tomé  las  riendas de Grupo Erizo. Era inevitable  pues soy el  más  capaz  y  tengo estudios  en  diversas  universidades  del  extranjero. Además   soy un  hombre sensato  y mi larga  trayectoria como escritor  me  avala ante la  comunidad literaria.

Juan Calamares: ¿Remigio Aras?, ¿No  que  se llamaba  Sergio Amira?

Miguel Ferrada: La  primera   vez  que leí a los  erizos   estaba  en la  cama con dos  chicas. Yo  suelo estar  en la cama  con  chicas. No me cuesta  nada  conquistarlas. Es, cómo decirlo para  que  no  suene pedante, una especie de don.  Así que, bueno,  enciendo  el  notebook  y   leo  un cuento  erizo.  El cuento se llama: “Omar Vega  se esta  quedando  calvo  aunque no lo reconozca”. Ja, como  me  reí.

Omar Vega: “Omar Vega se  está  quedando calvo  aunque no lo reconozca”  es  una payasada. Ni siquiera  lo terminé. Yo no me estoy quedando calvo.

Remigio Aras: Yo nunca   estuve de acuerdo en   publicar   “Omar Vega se  está  quedando calvo  aunque no lo reconozca”. Nunca, pues a Omar lo conozco y es mi  amigo. Yo no me burlo de la  gente, pues la  gente   tiene  su dignidad. Pero  Saavedra  y Calamares  se empeñaron en publicarlo.  Si quieren que les  sea  franco  diré  que  siempre  he sido  la  voz  de la  consciencia de Grupo Erizo.

Juan Calamares: ¡Pero  si Remigio Aras  escribió  “Omar Vega se  está  quedando calvo  aunque no lo reconozca”!!!!!

Luis Saavedra: Después de  publicar “Omar Vega se  está  quedadondo calvo  aunque no lo reconozca”   soñé  con el Padre Erizo y  esto  fue lo que me dijo: Haz  echo bien  hijo mío, Omar Vega es el enemigo.  Y  como yo obedezco a Padre Erizo   les  propuse a los  chicos  hacer un especial  sobre Omar Vega.

Teobaldo Mercado: Me  maté  de la  risa  con el especial  de Omar Vega. En uno de  los  cuentos Omar Vega era un   científico  loco  y  su   ayudante era,  jaja,   dejen  que  recuerde  su  nombre  porque  me  maté  de la   risa, se llamaba…..  un momento ¿cómo se llamaba? Eso, ya recordé, se llamaba…… ¡Por la  mierda!!!,  se llamaba Teobaldo Mercado.

Juan Calamares: Estaba  bien molestar  a Omar Vega, porque la  gente se  reía mucho. Pero  yo  sabía que el  personaje  no tenía la suficiente  fuerza para ser un  villano. Así que  me   propuse  crear  al  peor   villano de la    historia…..

Miguel Ferrada: ¿Qué  si me molesta ser el  villano  favorito de Erizo? Bah, me encanta.

Luis Saavedra: Sí, Calamares escribió varios cuentos sobre  Miguel Ferrada. Era un  villano sobrenatural, ansioso por   dominar  el mundo.  Eran  cuentos simpáticos, pero  todos  iguales. Yo  siempre  le  critiqué eso a Calamares. Pero a Calamares le importaba poco.

Miguel Ferrada: Los  cuentos  de Calamares son magníficos.

Remigio Aras: ¿Calamares? Sí, se  podría decir  que es un escritor  regular  tirando a malo. No  tan  malo como Luis Saavedra, pero  malo al  fin y al cabo.  Tampoco  vamos a decir que sea una  buena persona. Y aquí, entre nosotros,  yo  odio a Calamares y a Luis Saavedra también. Como  ustedes bien saben, el alma de  Grupo Erizo  soy  yo….. ¿ Cuando  comenzamos a grabar?, ¿qué?, ya estamos  grabando.

Luis Saavedra: Ah, ese  Remigio….

Tué Tué: Mi  gustar  eriso. Mi  cer  escritor  estrabagante.

Teobaldo  Mercado: La  primer a  pelea  de Erizo     fue  pública. Todos  la  vimos  en  vivo  y  en  directo  porque  los   idiotas   se  estaban  grabando  vía  streaming.  El   que  empezó  fue  Amira  o Aras, qué se   yo. Estaba   borracho.

Remigio Aras:  El que  empezó  fue  Calamares.   Yo  estaba  degustando  elegantemente una  copa  de Jack  Daniel’s, como  suelo  hacer,  cuando  el  muy  payaso de Calamares me  pidió  las  llaves  de  mi  auto. Yo me  negué.    Y hasta  el  día  de  hoy me pregunto para  qué   querría  las  llaves  si  no  sabe   manejar. Obvio.  ¡Quería robárselo!!!

Luis Saavedra: No  sé  muy  bien  porque  mis  amigos    comenzaron a pelear. Yo  había    bebido  medio  vaso  de cerveza  y  estaba  desorientado, pero lo que si  recuerdo  es que vi  como Remigio  quebraba  una  botella  de   Jack Daniel’s  y  amenazaba  el  cuello  de  Calamares  con el   gollete. Traté de  separaros  pero…..

Juan Calamares: Pero  Amira  atacó a Saavedra  y  le  cortó    el  estómago. Fue  terrible, oh,  dios,  lo  recuerdo como si  fuera  ayer. Las  tripas de Saavedra  salieron de  su   sitio  y el  pobre   se    fue  de  espaldas   ensangrentado  y   entoneces Aras  se  quitó  toda  a  ropa  y  empezó a  danzar  alrededor  de Saavedra,  haciendo   girar  sus   calzoncillos   por  encima  de  su cabeza  como  si  estuviera  poseído  y  aquella  danza   tribal   representó  el   final de Erizo  tal  y  como  lo  conocíamos.

Remigio Aras: Me   retiré  de  Erizo  por  que mis    estúpidos  compañeros   habían perdido  el  control. Ya  no  se  podía  confiar  en ellos. Mira  que   enojarse  por  un  simple  bailoteo. ¿Qué  acaso  uno  no  se  puede  desnudar  con sus  amigos?

Miguel Ferrada: Yo  vi  toda  la  pelea  por  streming y después  la  subí a  youtube. Fue todo un fenómeno con un millón de  visitas diarias  la  primera  semana.   Hay   varios    memes  con Saavedra    con la  cara  descompuesta  al ver  como  sus  tripas  le  salen del  estómago. Ja, que   idiota. Yo  gané  mucho   dinero con  su cara.

Luis Saavedra:  Cuando  salí  de la UTI  el  Padre  Erizo  me  dijo  que  reclutara un  nuevo  Erizo.

Juan Calamares: Cuando  reclutamos a Tué  Tué el  sitio se    fue  literalmente a  la  mierda. Ya  nadie  nos  leía  y  los  pocos  que  lo  hacían  se   burlaban de  nuestras  faltas  ortografía.  Fue  una  vergüenza, una  verdadera  vergüenza. Pero   yo  no  estaba  dispuesto  a  reintegrar  a Remigio.

Tué  Tué: Mi  cer  un  eriso  i  grandes  amigos  mios  ser  calmares  y  sabedra yo  escrivir  cuento   etrabagantez.

Miguel Ferrada:  Erizo   se  había  vuelto  una  mierda. Ya  nadie  escribía  sobre  mi.

Jorge Baradit: Yo  creía  que Tué Tué era un brujo.

Juan Calamares: En un intento  desesperado  por   hacer  resucitar  al grupo escribimos  recetas  de  cocina, pollo,   salmón, tocino  y   una  gran variedad  de  ensaladas,  sobre  todo  de papas. Pero  la   cosa  fue  para  peor  porque    ninguno de  nosotros  sabía cocinar y   los platos  resultaban  un asco. La  gente  se quejó. Recibimos una multa del Seremi.

Luis Saavedra:  El Padre  Erizo    ya  no me  hablaba. ¿Se   había  quedado  en  silencio o yo  no  había sabido  escucharlo?

Juan Calamares: Éramos    los   hazme  reír  de  toda  la  internet. Si  hasta  Omar Vega  nos    saritizaba  en  su    sitio  de  tecnología. Nos  llamaba “Los tres  poseros”. Llegó  incluso  a hackearnos la página. Ustedes saben,  tiene  conocimientos  tecnológicos. Nos   photoshopeó  con  faldita.

Omar Vega:  Jajaja,   la  venganza  es  un plato  que  se  sirve  frío.

Luis  Saavedra:  Me   entrevisté   con  varios escritores que  en su  momento    habían   mostrado  interés por  participar  en Erizo. Pero  ahora  ya  nadie  nos  tomaba  en serio.  Nos  acusaban de  habernos  convertido  en un grupo extravagante, sí,  extravagante. Yo  estaba  en  blanco. Si el Padre  Erizo   no  me hablaba  y   las  recetas  de  cocina  resultaban un  fiasco,  ¿qué  podía  hacer?

Juan  Calamares:  Comer  comida China. Un  día  fui a comprar  comida  chica porque estaba   harto  de Saavedra  y  sus lamentaciones  cuando  vi a un   extraño   chiquillo   chino  haciendo un  montón de labores  dignas  de   un esclavo, o sea,  lavar  la  loza,   freir  los  wantang,   barrer  el  piso, pulir  los implementos  de  cocina, atender al público, todo  a la  vez. Estaba   muy  agitado  y  sudando.  Cuando  me  entregó  mi  porción de  arrollado  primavera  me  dijo: ¿tú  sel  Calamales?. Si, le  dije   yo. Bueno,  dijo  él,  yo  sel   tu  admiladol, yo sel  admiladol Glupo Elizo. Mi  nomble  es Patlicio Reinol. Enonces  Patlicio    corrió  a  la  cocina  y  cuando  regresó  traía  una serie  de    viñetas  con Omar Vega   como protagonista.

Luis  Saavedra: Cuando  las  leí    no  pude  creerlo. El Padre  Erizo por  fin  había  hablado, pero por    boca de Patlicio. Patlicio resucitaría a Erizo satirizando a Omar Vega.

Teobaldo  Mercado: Me reí como una  semana leyendo los  comics   que Patlicio  le   hizo a Omar Vega. Omar Vega  en  el  espacio, Omar Vega  como  charro   mexicano,Omar Vega  navegando  en el Misisipi. Y  ese  otro  personaje,  ese tipo enorme  con anteojos  de   gruesos  cristales,  ese  tal….  Teo,  Teo….. ¡Mierda, otra  vez  esos  erizos!!!!

Luis Saavedra: Patlicio  resucitó a  Grupo  Erizo. No   fue  necesario  reintegrar  a Remigio, pero  si  que    expulsamos  a Tué Tué.

Tué   Tue:  Adioz   qeridos  amigo  eriso.

Remigio Aras:  Justo  cuando    entró  Patlicio a Erizo   me propuse  hacer  las paces  con los  chicos. Por   supuesto   aquello  no   tuvo que ver  con que  las  visitas  del  sitio  se  hubieran  disparado  y  ahora  estuvieran    ganando  mucho  dinero  con los  auspiciadores. ¿Qué? , ¿qué acaso un hombre  no  tiene derecho  a  reencontrarse con sus  viejos  amigos?

Juan  Calamares: Gracias  a Patlicio todos  nos  reímos  de Omar Vega. La  venganza  es un plato que  se  sirve  frío

Miguel Ferrada: Patlicio Reinol  es un  genio.

Omar Vega: ¡Como  odio a los erizos!!!!!!!

Padre Erizo: Veneradme.

Continuará

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s