Archivo de la categoría: Remigio Aras

Erizo: Abril/2013

Estándar
Ёжик в тумане

Ёжик в тумане

Abril, devolución de impuestos, mes de los gatos en Zambia, celebración de la creación del corno alemán en Hochsauerlandkreis (aunque fue un rotundo fracaso, se le celebra igualmente con cerveza y embutido). Como olvidar esos amores de otoño que se van con la última hoja de los árboles. Como olvidar que milagrosamente enfilamos para los dos años, brindando al populacho ignorante (y a nuestros amados lectores) joyas de la ciencia ficción y la comedia. Porque nos hemos convertido en el vicio privado, y que jamás reconocerían, de mucha gente que nos desprecia por no bañarnos ni calzar mocasines de cocodrilo. No, no somos millonarios excéntricos, pero entre todos reunimos un corazón grande y una mente brillante, el único problema es que por separado somos idiotas. No importa, si el genio fuera moneda corriente, seríamos tan millonarios como esos millonarios excéntricos. Pero continuaremos haciendo ARTE (sí, ARTE) para esas masas imbéciles que caen aquí (y para ustedes, queridos lectores) y para los excéntricos millonarios, que en completa incognitud pasan por esta web de pobres, sufridos, mal hablados, mentalmente inhabilitados escritores de pacotilla.

La columna gorda del Gordo Vimana El gordo va por su segunda aventura literaria, en donde visitará los cafés con piernas literarios y se enfrentará a su más grande enemigo. Es la columna con más visitas de Erizo, de gente con la morbosa curiosidad de ver cuando el autor irá tan lejos como para merecer una demanda civil.

La venganza del payasito de porcelana, por Juan Calamares. Calamares, consumido por la envidia a un cuento perfecto como “El Payaso de Porcelana”, escrito por Luis Saavedra, pergeña su propia versión, pero como Jaimico cuando intentaba emular a Soylacomadreja, el resultado está a la vista.

La tortuosa búsqueda del árbol de la quietud (tercera parte), por Remigio Aras. Continuamos las estrepitosas aventuras del submarplano con Gianella Marengo y compañía. Calamares se desnuda, Amira desaparece, pero ahí está su primo Remigio, el peluquero, para reemplazarlo. Diversión y colonia barata para esta tercera parte dedicada a Mane Chandía y Capeka.

Inside the Erizo’s Study: Martín Muñoz Kaiser, por Remigio Aras. Preguntas onanistas para el escritor de “El Martillo de Pillán”. Es corto, pero no tiene desperdicio. Calamares se peinó su delicada barba para el evento y Saavedra se puso su mejor chaqueta. Gracias a la paciencia de Kaiser, estoicamente soportó las manías de Erizo.

Apuntes sobre el lanzamiento de «Mensajes ocultos del cine fantástico» de Omar Vega, por Juan Calamares. Nuevamente Juan se pasa por la raja los signos de ortografía, los guiones de diálogo y cuanta regla de buena escritura hay en este pobre mundo hispanoparlante. No basta con estar asediado por el inglés y el chino, ahora hay que destruir el querido idioma por dentro. Pero se lo perdonamos todo a este loco lindo, este calamar, este erizo por excelencia, que revisita el lanzamiento del libro de nuestro admirador número uno. Omar Vega fue, es y será una fuente de inspiración en días tenaces de depresión. Es una fuente inagotable de ciencia ficción y humor para el deleite de quien diablos sea que nos lea.

Así es, amiguitos, Erizo va para el segundo año y será parte del próximo gobierno como consejeros del Consejo de Cultura y las ARTES (sí, las ARTES). Seremos ministros de Estado y pondremos un libro de Teobaldo Mercado en las manos de cada ñiño de este país, mientras que Omar Vega dará charlas a lo largo de Chile sobre la ciencia ficción y los antígenos ancestrales. Por supuesto, Remigio Aras dirigirá la Corporación de Peluqueros y Orquestas Municipales, en tanto que tendremos a Miguel Ferrada encerrado en el Ministerio empastando a mano cada uno de los libros de texto de primero a octavo. Juan Calamares será el Gran Artista y enseñará la manera correcta de tocar el corno alemán y detrás de todo esto, mirando con sus malvados ojos porcinos, ese hombrecillo contrahecho que es Luis Saavedra, tirando de los hilos de la gente en pos de su asqueroso plan maestro.

Erizo: Marzo/2013

Estándar
Ёжик в тумане

Ёжик в тумане

Se decía de Pierre Menard: “No quería componer otro Quijote -lo cuál es fácil- sino El Quijote. Inútil agregar que no encaró nunca una transcripción mecánica del original; no se proponía copiarlo. Su admirable ambición era producir unas páginas que coincidieran -palabra por palabra y línea por línea- con las de Miguel de Cervantes“.

“(…)El método inicial era sencillo. Conocer bien el español, recuperar la fé católica, guerrear contra los moros, o contra el turco, olvidar la historia de Europa entre los años de 1602 y de 1918, ser Miguel de Cervantes. Pierre Menard estudió ese procedimiento (…) pero lo descartó por fácil. (…) Ser, de alguna manera, Cervantes y llegar al Quijote le pareció menos arduo -por consiguiente, menos interesante- que seguir siendo Pierre Menard y llegar al Quijote, a través de las experiencias de Pierre Menard.

Capítulo 4: La nanotecnología al rescate (extracto libro “Mensajes ocultos del cine fantástico”). Omar Vega gentilmente nos ha cedido un texto de su libro que se presentará el próximo 27 de marzo de 2013, a las 18.30 hrs., en la terraza de la Biblioteca de Santiago, en Quinta Normal. El libro está editado por Bajo los Hielos y es una recomendable lectura para todos los interesados en el cine fantástico. ¡Están todos invitados!

Entrevista a Emiliano Navarrete: “Prefiero Celebrity Deathmatch, y de seguro escogería a Álvaro Bisama”. Nuestra rising star del mundo editorial nos muestra su coranzoncito impulsado por dos pilas AAA. Nos habla de un hermoso mundo lleno de colores, único, lleno de colores. El mundo está lleno de colores, mágico mundo de colores (de colores), el máaaaagico muuuundo del color.

La Columna Gorda del Gordo Vimana: “EL PRINCIPITO”. Vimana nos regala una columna llena de comentarios exquisitos y rellenos de mayonesa y manjar, una delicatessen que unos pocos elegidos podrán saborear junto a un sánguche de milanesa y una coca-cola de tres litros.

¡Al carajo con el Mago de Oz! es un antiguo texto de Remigio Aras que cobra relevancia estos días debido al estreno de Oz el Poderoso. Guest starring Juan Calamares y Luis Saavedra, por supuesto.

Crítica a “Memorias de un hombre escéptico” de Omar Vega. El historiador del futuro nos deleita con su biografía desde los días de pequeño cuando conoció a Omar Khayyam, el poeta persa,  hasta el distante futuro -así es, señores, Omar Vega nos sobrevivirá a todos- cuando se dedique, ya cansado de tanto hablar de extraterrestres, a denostar a los autores grandes y pequeños de la literatura universal.

Crítica a El Rampante Barón Sideral, el nuevo libro de Teobaldo Mercado. Al fin el nuevo libro de nuestro autor de culto que seguro traerá orgásmicos momentos a los lectores de Erizo. Rescatamos esta reseña publicada hace muy poquito en el diario El Sur, escrita por el desconocido Atilio Villa, a quien le agradeceremos no demandarnos.

Atómica. Con motivo de los diez años de publicación de Atómica, hacemos un condensado recorrido por su breve historia.

Cortando cabelleras en el fin del mundo (Salfate saca provecho del apocalipsis zombie), por Juan Calamares. Los guardias miraron a Salfate. Hagan lo que dice, dijo este. Se acuclillaron y dejaron las automáticas en el piso y se incorporaron con las manos en alto. Temblaban. Parecían pobres diablos. Le ordené a uno de ellos que esposara a sus compañeros.

Extracto del prólogo de “La horrorosa cajita musical” de Juan Calamares, por Enrique Campino Mardonez. Con el fin de difundir la novísima aparición del libro de Juan Calamares, por nuestros amigos de La Nueva Thule, publicamos una pequeña parte del texto del autor cubano Enrique Campino Mardonez. El prologuista es un buen amigo de Erizo, y de Calamares en particular, que ha pasado la mayor parte de su tiempo en Londres, luego de salir muy temprano exiliado de su querida Gibara, provincia de Oriente. A pesar de lo corto del texto, se distingue su exquisita erudición y su fina capacidad para ver en los entresijos del alma de Juan Calamares.

Erizo es una pequeña cajita de sorpresas combinada con música de feria. No saltarán payasos ni cantarán prima donnas, pero hay veces que leer a Erizo una vez al mes se recomienda como cura para el dolor de caderas y la angina de pecho. Este mes toca vervalsing y todo por culpa de Pierre Menard.

Erizo: Febrero/2013

Estándar
Ёжик в тумане

Ёжик в тумане

En nuestro último episodio, el Grupo Erizo se desmigajaba en las postrimerías del mundo. Mientras Beijing estallaba en llamas y Washington se hundía en un lago de fuego ardiente, los miembros del grupo se enfrentaban a una batalla campal por el poder tener acceso a administrador, en el sitio web. Una lucha idiota y sin sentido ahora que el planeta se desvanecía, pero que estaba en sus mentes como obsesiones negras. Aras redujo a Calamares y le mordió una oreja, pero Calamares se revolvió tan violentamente por el dolor que los dos cayeron al suelo. Saavedra aprovechó la ocasión para plantarle un fierrazo despiadado a Remigio que le dejó turulato. Pero Juan, no corto no perezoso, le plantó una patada en la ingle a Luis. El edificio comenzó a colapsar y allá afuera el rojo del cielo se volvió una lluvia de sangre sobre sus cabezas. La losa cedió y cayeron piso por piso entre escombros y asbesto, pero en cuanto tuvieron oportunidad se desnucaron y lanzaron arañazos. Gruñidos, alaridos de frustración, maldiciones recién inventadas fueron al final las mejores armas. Y mientras una enorme grieta se abría para devorarlos, aún seguían las tres bestias, egocéntricas y luchadoras, aullándose su odio mutuo, cayendo hacia el odio reconcentrado que es el núcleo del planeta. Y aquel 21 de diciembre de 2012, el mundo implotó y fue el fin del Grupo Erizo. Y murieron para siempre.

Vida Fanzinerosa: Superman – arqueología de una supernova, por Luis Saavedra. Rebuscamos en nuestros baúles por una entretención veraniega, pero solo encontramos un sucio libro, roído por los ratones, ennegrecido por el tiempo, un completo desperdicio. Así que dejamos despectivamente a un lado la primera edición de El Quijote y encontramos este fenomenal libraco del cual sacamos una jugosa reseña, nostálgica y depresiva como conviene a este mes de febrero.

Fábula y rueda de los tres erizos (poesía elegíaca), por Remigio Aras. Había una vez un grupo Erizo que muy bien bailaba. Bailaba muy bien y feliz se sentía de hacerlo. Feliz, feliz hasta que un día vine un tal malvado Calamares y le arrebató el baile. Calamares reía y reía y el Erizo lloraba y lloraba. Malvado Calamares, ¿alguna vez has sido un ser humano?, le preguntó el Erizo. “No, nunca, y nunca lo seré”. Y el Malvado Calamares rió y rió y el Erizo lloró y lloró.

Juramento Erizo (ficción), por Juan Calamares. Elegía a los tres amigos. Alguna vez fueron el Erizo y eran jovenes como jóvenes son los jóvenes, alguna vez sintieron la sangre correr por sus venas y la cerveza por sus gargantas, pero ahora los separa un muro divisorio de fealdad y cotidianeidad. Esta fábula es parte del sentimiento de los miles de fans de Erizo que creen que estamos muertos como muertos podrían estar los muertos. Brindemos por los fantasmas y los egos que siempre matan el amor.

Funeral (ficción), por Remigio Aras. Las ansias de morir no son nuevas en el viejo y querido Amira. Diremos sus loas en su funeral falso como en esa pequeña película M.A.S.H. y Calamares tomará su guitarra y cantaremos “Suicide is painless / because the game of life is hard to play” y leeremos poemas de humor negro de Thomas Lynch y beberemos ponche de duraznos hasta que nos caigamos de cara. Será un gran funeral que durará días y aún lloraremos más cuando termine.

Una máscara para Roberto (ficción), por Luis Saavedra. Saavedra regresa triunfal a Erizo con un relato que demuestra el inmejorable estilo y redacción de alguien que estudió en escuela pública. Agradecemos los cientos de mensajes pidiendo a voz en cuello un nuevo texto del autor. Al fin sus plegarias han sido escuchadas y, si gusta al respetable, piensa escribir un spin off de Los Plosoms. ¡Plosoms Sésamo: la next generation!

Mientras tanto, en el Salón de la Justicia Eriza. “Estúpido Calamares, ¿dónde me escondes el whisky?”. “Puchas, Indómito Amira, es que te pones tan cabronazo”. “No es cierto, ¡tú no entiendes nada! ¡Necesito el super concentrado líquido para soportar esta atmósfera terrestre!”. “¡¿Qué pasa aquí?!”. “¡Super Sartre, él me salvará de esta bestia alcohólica!”. “Sartre, ¡necesito rápido super hálito alcohólico”. “Veo que sí, tus ojos rutilan como canicas existencialistas”. “¡Explíquele, gran SS!”. “Yo derramé todo el super concentrado en el inodoro para terminar con tu super dependencia, Indómito Amira”. “¡Estúpido metahumano, ahora moriré!”. Y así fue para gran dolor y estupor de los otros dos. Indómito Amira murió para siempre.

Erizo: Noviembre

Estándar

Ёжик в тумане

¿Quién puede decirme cómo comienzan las ideas? No yo, por supuesto. Bradbury cree que sentándose en su estudio, rodeado de sus dinosaurios plásticos y las revistas de cf de los 1950’s, las ideas acuden a él atraídas por el magnetismo de su genialidad… Me parece que no, muevo la cabeza con un poco de tristeza y opino que no, que no es tan fácil… Alguien me dijo que las ideas venían en una botella: compras un vino en el negocio de abajo, lo descorchas y vacías un poco en un vaso pequeño, las ideas llegan como abejas y se ahogan una a una; cuando piensas que hay suficientes, te lo tomas de un solo trago y ya está, te pones a escribir… Me parece que no, que es puro mito urbano, muevo la cabeza y pienso que no, otra vez, es demasiado sencillo.

El problema de escribir no tiene nada que ver con ser errático o certero en el punto que quieres dar, sino en si tienes las herramientas para hacerlo. Definitivamente, debe existir el mínimo de talento para colocar una frase tras otra en un orden que no te suene estúpido.

Ideasideasideas. Casi puedo verlas entrar por una oreja y saliéndome por la boca, circulando como el halo de un santo, pero ninguna se decide a visitarme, ninguna en particular. Hay que ser pacientes, me digo, estrujándome las manos, el proceso creativo no se fuerza, es malo para el negocio… Sé que es un cliché pero me ayuda a pensar. Sé que un escritor realmente profesional somete su poder creativo a la voluntad, como un buen caballo, con metódico mecanismo de activación y desactivación. Sino pregúntenle a Mishima cuya escritura fue producto de un ritual específico y voluntarioso. Descansa un poco, descansa un poco, tomo algo de aliento y vuelvo al ataque a garrapatear la hoja en blanco.

Cuando ya no puedo más con todas estas mentiras, saco un matamoscas y aplasto dos o tres ideas sobre el televisor y la mesa. Las tomo con evidente asco y las pego en un cuaderno con cinta adhesiva. Se ven horribles allí, pero absolutamente utilitarias y éso está muy bien para mí.

Todas son mentiras, todo es mecánica, todo es libertad. La diferencia está en la elección. Todos los que escriben en Erizo lo saben, saben que es el mismo dilema siempre: enfrentar la página en blanco y llenarla, porque el cómo matar algunas ideas seguirá siendo un asunto de personalidad.

Indómito Amira (el orígen), por Juan Calamares (basada en una historia de Calamares y Saavedra). Erizo inicia una nueva saga que seguro deleitará a grandes y chicos: Las aventuras de “Indómito Amira”, el héroe más valiente de toda Erizópolis. El hedonista Miguel Ferrada es desplazado en esta ocasión por el intelectual Emiliano Navarrete.

El Necronomiclón, por Juan Calamares. Una historia que podría haber escrito Patricio Alfonso si hubiese sido un lunático punkie que odia a María Colores y Sergio Lagos, pero que siente una ambigua atracción hacia el atractivo I. C. Tirapegui. Co-esteralizada por el vanidoso Miguel Ferrada en el papel de los calzoncillos de Calamares.

La tortuosa búsqueda del árbol de la quietud (primera parte), por Remigio Aras. Las desventuras de Amira y Calamares continúan con esta entrega dónde son asistidos por aquel enigmático personaje que es Hermógenes Pérez de Arce. No co-esteralizada por Miguel Ferrada.

Sapiola, por Juan Calamares. Sapiola es un personaje macabro, Sapiola le da sustito a Barbara Patricia Guerrero Figueroa porque le recuerda a Pennywise, hablando de payasos… el “escritor” del cuento no está inspirado en Parra, sino en el otro Cervantes. Tampoco es Donoso. Cotilleo: Juan Calamares estuvo recientemente en una tertulia, pelando al demiurgo de las letras chilenas, ese de apellido Edw no sé cuanto y al día siguiente le dijeron que uno de los que habían estado en la tertulia era su lacayo, su lambiscón, su perro. Según Calamares se quedó calladito todo el rato, el muy cagón. Este cuento si está co-esteralizado por Miguel “Shandy” Ferrada.

El Padre Erizo elige a Sapiola, por Juan Calamares. La tragedia se cierne sobre nuestro héroe, pero finalmente Padre Erizo es quien decide. Lea esta tragedia en un acto interpretada por nuestros viejos amigos de siempre (y Ferrada, por supuesto). Claudia Vial Lamborot lo encontró “wenísimo”.

Diálogo entre Sade y Jesucristo, por Juan Calamares. Miguel “Anarkángel” Ferrada, Sergio “Alejandro” Amira, uno de ellos es Sade, el otro Jesucristo. Sepa cual leyendo esta apasionante historia co-esteralizada por Perromelón, uno de los personajes favoritos del atractivo I. C. Tirapegui.

Erizo: Octubre

Estándar

Ёжик в тумане

Cuando las puertas del infierno se están destrabando para dejar salir a la Tierra las lenguas de fuego y las hordas que purificarán su superficie, Erizo sigue su tranquila senda de merecimiento de destrucción. Quizás con un poco menos de entusiasmo, dado el mes del año que acomete con el cansancio propio de la primavera y las lluvias que llegan tardías. Pero siempre con originalidad y visiones no euclidianas de gente aparentemente normal. Un número que comienza con un relato sobre el pavor cósmico y el deseo citadino de poseer la mujer del otro y que terminará seguramente en una gran coma o interrogante para que todos los fieles lectores, los miles que hay allá afuera y llegan hasta nosotros accidentalmente, se pregunten sobre el existir y la necesidad de seguir leyendo.

Carola & Renato: una historia de amor, por Remigio Aras y Juan Calamares. En erizo exploramos todas las sensibilidades, incluso aquellas a las cuales jamás suscribiríamos. He aquí una demostración más de lo versatiles que podemos llegar a ser. Aras y Calamares se desnudan para relatar una tierna historia juvenil que podría ser el germen de una nueva saga de novelas con las que piensan ganar mucho dinero. Pero no, no es cierto.

La cólera de Calamares (embodied in elms of eternal misery), por Remigio Aras. Hasta ahora Sergio Alejandro Amira no ha invitado a su casa a Juan Calamares. No es que alguien cuente con ello, pero si puede llegar a ser interesante qué finalmente tienen que decirse estos dos. A Calamares le espera más de una sorpresa en la casa de Amira, un coqueteo con el rock y ciertos secretos del pasado.

La ilustre sociedad de los universos paralelos, por Luis Saavedra. El amor, el amor, esa cosa loca que nos transforma y nos hace querer ser mejores personas. Curiosa cosa cuando los seres humanos somos incapaces de alcanzarnos los unos a los otros. Pero hay excepciones. Hay que estar loco, o querer estarlo, para enamorarse. Saavedra nos entrega una historia llena de moralina y un final feliz.

Prolegomena zu einer jeden künftigen Pataphysik, por Remigio Aras. Estamos confundidos, no sabemos si declarar este texto como una segunda parte del Falaz Manipulador… y declararlo parte de las crónicas de CyS. Remigio asegura que no, que es una revisión libre del arquetipo del Hermafrodita. En todo caso, ¿cómo confiar en que un erizo se comporte de una manera euclidiana?

Primer Simposium Prampológico, Primera Parte. Una pequeña sorpresa para todos los lectores de Erizo, esos excéntricos millonarios que exigen lo más decadente de la mente humana. Un soliloquio entre ingentes intelectuales que no temen hablar sobre dragones y el café que venden en el quiosco de la esquina. Lo más granado del coraje intelectual, aquí en Erizo.

Las crónicas de Calamares y Saavedra: El falaz manipulador Luis Saavedra, por Juan Calamares. Atendiendo a las quejas del personal sobre que nos estamos repitiendo y ya están cansados de oir respecto de los mismos personajes, los erizos hemos creado esta sección en donde los personajes se repiten y las historias son las mismas siempre. Todo para que los lectores se sientan cómodos y sepan qué evitar.

¿Qué pasa en el frente interno? Nada. Calamares retornó sin pena ni gloria. Nadie le preguntó cómo le había ido a su capítulo posteado. Él tampoco quiso agregar nada de su periplo por el mundo. Todos nos sentamos a la mesa hecha de cajones de verduras, en la casa de Saavedra. Bueno, los que quedan, porque ya no sabemos en dónde andan Sergio Fritz ni Andrés Silva Odellober, desaparecieron sin decir ni mú en una movida que demuestra inteligencia, se reunieron en el Más Allá junto a Patricio Alfonso, la primera baja de Erizo. Así que los restantes tres erizos, nos miramos las caras durante horas, desconfiando el uno del otro, como en el final de La Cosa del Otro Mundo. ¿Quién es el traidor que nos está matando? ¿Quién nos desea tanto mal como para separarnos? ¿Terminaremos odiándonos como Los Beatles? ¿Será este el fin de Erizo? Lo sabremos pronto…

Erizo: Septiembre

Estándar

Ёжик в тумане

Damos por iniciado este septiembre con un número regular de Erizo, de esos que odian nuestros detractores (entre los que se encuentran los mismos erizos) porque dicen que no tienen destino. Y es quizás el destino la mejor característica de Erizo porque ¿quién nos juntó sino el mismo hado y quien nos ha llevado hasta aquí? Y ahora, ¿quién pensaría que iniciamos un nuevo método de publicación? Porque desde este mes, postearemos al menos un artículo cada semana hasta completar el número.

Lipogramaciones literarias, por Remigio Aras. Comenzamos con Remigio Aras que nos trae un interesantísimo artículo sobre las lipogarma… las lipogaram… lipopapalapapiricoi… Una técnica sobre cómo escribir sin recurrir a una letra. Aras, siempre en la avanzada del arte, nos lleva de la manito a visitar a aquellos escritores audaces y sus tour de force eliminando toda referencia a la letra en juego. Esta entrada está escrita sin la letra undécima del alfabeto.

Soltera Otra Vez: final alternativo, por Calamares y Saavedra. “¡Ay, Sabodrio! Se me termina mi teleserie favorita, ¿qué haré?”, declaró Juan. “¿Y qué es esa wea?”, respondió Luis. “¡Es la wea más cachilupilante, estafilofante de todas las teleseries en toda la historia!”. “Es que yo no veo televisión”. “¡Qué idiota eres, Sabodrio! Esa excusa derogó el siglo pasado. ¿Escribamos algo juntos en pelotas? Si total somos hombres”. “¡Ay, galla, ya!”. Aquí está el resultado, solo lo hacemos porque queremos ser populares.

Laboratorio de mentiras: Molloch, por Juan Calamares. Una nueva sección en donde se mostrarán los trabajos particulares de los erizos. Proyectos como novelas y guiones que se pretende mostrar al público para buscar una opinión y un apoyo. Para iniciar esta sección, Juan Calamares valientemente ha cedido los primeros capítulos de su novela. Por favor, opinen respetuosamente. Somos gente de cutis delicado.

Vida fanzinerosa: Un libro entrañable, por Luis Saavedra. Cerramos septiembre con un texto corto que inaugura una nueva sección: vida fanzinerosa, hecha a la medida para su autor. En esta ocasión, el autor rescata un texto escrito para una publicación que nunca apareció, de modo que es prácticamente inédito.

En nuestros menesteres hogareños, Luis Saavedra volvió al redil, más flaco y ojeroso. Recorrió los bajos fondos de la ciudad y se arrastró junto a la peor basura blanca que encontró. El recuerdo del odioso Calamares lo persiguió siempre hasta que comprendió que Calamares solo tenía un amo:  el hermoso I.C.Tirapegui y contra eso nada había que hacer. Llegó una tarde a los cuarteles centrales de Erizo, en donde lo recibieron fríamente. “¡Hola, he vuelto!”, dijo, pero solo un perro lo miró lánguidamente, no recordaba a ese perro. “¿Por qué todos me ignoran?”, preguntó y Odellober se apareció y brindándole una cachetada le dijo: “¡Calamares se fue por tu culpa! ¡Renunció al grupo y dejó solo un capítulo de su nueva novela para este mes! ¡Ahora yo tendré que salvar a Erizo a base de escribir capítulo tras capítulo de ‘Los Plosoms’!” Así son las cosas en Erizo.

No hay tema del renunciado Calamares, pero descuiden, he aquí el manual para ser un excéntrico millonario. PSY es todo a lo que un erizo debe aspirar.

Erizo: principios de Agosto (Especial “Pepe Yeruba” Award 2012)

Estándar

Ёжик в тумане

Al fin, después de un larguísimo Julio, hemos llegado. Hay que reconocer que Saavedra tuvo la culpa y merece la muerte, pero esta vez no será expulsado. Los actos de bondad como este prestigian a los grupos civilizados. Pero ya basta de asuntos internos y vamos a lo que nos convoca porque el “Pepe Yeruba” Award fue otorgado y celebrado entre vítores y bacanales en alguna parte del mundo, pero en Chile fue más humilde. Para ello tenemos un reportaje gráfico que da cuenta de la celebración.

Ceremonia de premiación del “Pepe Yeruba” Award 2012. Un reportaje gráfico de la feliz reunión de Emiliano Navarrete, el ganador del concurso, con sus héroes intelectuales, los miembros del Grupo Erizo. Invitados a esta ceremonia fueron I.C. Tirapegui y Teobaldo Mercado.

Yeruba on fire (Ficción), por Emiliano Navarrete. Ganador del Pepe Yeruba Award 2012. Navarrete gana con justicia este año y lo celebramos publicando su historia sobre la reconciliación aparente entre Don Francisco y Pepe Yeruba. Traiciones en esta historia crepuscular.

¿Qué fue de Pepe Yeruba?, la culpa no es del perro, por Remigio Aras. Hastiado de las imposiciones que le exige Erizo, Aras escribe con ganas de pegarle un combo a la mismísima barbilla del mundo. Pepe Yeruba es una excusa para hablar sobre lo que hay de aparente en el brillante mundo.

Los Plosoms: Epep Aburey (Ficción), por Andrés Odellober. Influenciado por el viejo Edgar Rice Burroughs, Odellober mete a nuestro científico, que no es aventurero ni guerrero, sino científico en una aventura que lo llevará a una ciudad misteriosa, regido por un rey misterioso con una hija misteriosamente bella.

El rapto de las Meninas por el Conde Demediado (Ficción), por Luis Saavedra. Una fábula moral sobre el poder de los medios y su efecto sobre las mentes débiles de los ciudadanos menos preparados. Cuando Juan Calamares se ve atrapado, su respuesta es la extorsión y el estupro.

La transfiguración de Pepe Yeruba (Ficción), por Juan Calamares. Una fantasía oscura en donde las pulsiones salvajes agarran a los personajes y los conducen a revolcarse en el asqueroso sexo. ¡Hasta donde vamos a llegar!

Y ahora sí a lo doméstico. Este mes anunciamos que Andrés Odellober ha reconsiderado sus ofensas hacia el Grupo Erizo y se disculpó vistiendo un tutú rosado y bailando El Lago de los Cisnes. Las disculpas fueron aceptadas por su increíble performance. Pero mientras Odellober saltaba y se estiraba como una prima donna, Luis Saavedra aprovechó de reprocharle a Calamares su odio hacia él. “¿Por qué muero en todos tus relatos, Calamares?”. “No, amigo, es una licencia artística”. “Pero cada vez que edito tus cuentos, tengo que sacar tus ‘¡te odio, Luis Saavedra!’ y tus ‘Luis Saavedra debe morir de la peor forma!'”. “No tengo respuesta a eso”. “¿Realmente sientes todo eso que escribes?”. “No tengo respuesta a eso”. “Creo que yo te gusto, Calamares. Si es así, no me respondas”. “No tengo respuesta a eso”. Entonces, Luis Saavedra decidió levantarse y anunciar su retiro del Grupo Erizo y salió disparado por la puerta, llorando. Lleva desaparecido tres semanas, publicamos su relato como un homenaje a su persona.

Ceremonia de premiación del “Pepe Yeruba” Award 2012

Galería