Archivo de la categoría: Editorial

Erizo: Julio/2013

Estándar
Ёжик в тумане

Ёжик в тумане

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua. Ut enim ad minim veniam, quis nostrud exercitation ullamco laboris nisi ut aliquip ex ea commodo consequat. ¡Duis aute irure dolor in reprehenderit in voluptate velit esse cillum dolore eu fugiat nulla pariatur!

La creación del perdón, por Luis Saavedra (ficción). Y terminamos este escueto mes con un relato que no tiene descripción porque es mejor ir a la papa misma. Lean y después opinen, u opinen y después lean. Pero lean.

Pronto, toda la chochera que puede atacar a un ser humano estará en las páginas de Erizo. Porque para subir las visitas estamos dispuestos a prostituirnos, hemos tomado el lápiz y papel y nuestras grandes esperanzas en el dibujo a mano alzada y en el poderoso Paint. Llega al cómic un personaje que nadie olvidará.

¡Al fin un poco de acción! Es que era inevitable que Calamares tuviera su merecido a manos de uno u otro.  Esto no da para más y el fin de Erizo está más cerca.

Celebración del Parque Arbolado, por Armando Rosselot (ficción). A falta de Tué-Tué, el mejor conocido como Worror inaugura Erizo de Julio con un texto lleno de surrealismo y humor fino como el único tenedor de plata que tenemos los erizos en nuestra casa club, y que sabemos que nuestros lectores sabrán apreciar.

Ut enim ad minima veniam, quis nostrum exercitationem ullam corporis suscipit laboriosam, nisi ut aliquid ex ea commodi consequatur? Quis autem vel eum iure reprehenderit qui in ea voluptate velit esse quam nihil molestiae consequatur, vel illum qui dolorem eum fugiat quo voluptas nulla pariatur?

Anuncios

Erizo: Junio/2013

Estándar
Ёжик в тумане

Ёжик в тумане

Cuando llegamos a una cierta edad, ciertas mujeres y hombres se encuentran con el alma dividida entre la infancia y la madurez. Con una pizca de tristeza y otra de excitación, siguen jugando los juegos de niñez, a veces a oscuras y otras a vista y clemencia del resto. Diremos que los erizos nos encontramos en este interregno, un cómodo parque de juegos para reírnos bobaliconamente, mientras los demás nos observan beatíficamente. Benditos ellos y nosotros.

La columna gorda del Gordo Vimana: “El Encuentro”. Y terminamos el número con un esperado regreso de uno de los personajes más queridos por los lectores de Erizo, enfrentando a su némesis oscura. Para qué adelantar más, lean.

El Fin de Erizo (segunda parte): El Planeta de los Tué, por Juan Calamares y Luis Saavedra. Continúa la gran saga de 2013. Los Erizos secuestrados se dan cuenta que la cosa se complica. El Payasito de Porcelana no es quien dicen ser y tiene un plan siniestro.

Miguel Ferrada pacta con Mortis (ficción), por Juan Calamares. Lo sabíamos desde el principio, pero no teníamos cómo respaldarlo. Miguel Ferrada, ese fifiriche de mirada azulada, al fin queda al descubierto en este documento. Su relación con alguien peor que el cola’e flecha queda expuesta.

Somos un poco lentos: Capitán Cometa y el futuro del hombre (artículo), por Luis Saavedra. El autor escribe una declaración de amor por la ciencia ficción de mediados del siglo XX, con todo su imaginería colorinche y pintoresca, con su forma de abarcar la aventura en tiempos en los que no había mucho escrito y todo era posible. El Capitán Cometa, ese mediocre superhéroe que nadie recuerda hoy, es el vehículo para hacer una visita al género en los 1950’s.

Omar Vega, el astrólogo (imagen). Pues que sobran comentarios.

Veinticinco variaciones sobre Gregor Samsa (ficción), por Luis Saavedra. Zorak ilustra este post, el temible enemigo de más de dos metros y medio de altura del Fantasma del Espacio. Aunque técnicamente es una mantis religiosa, poco nos importa. Saavedra nos llega con otro invento hipster para validarse como escritor. Calamares y Aras miran con recelo estas salidas de madre, pero como son erizos, lo permiten todo.

Este mes recomendamos escuchar estos relatos junto a Mumford&Sons, una banda británica juguetona de folk del oeste de Londres. Música para gente que no es adulta, que no es infantil, que lee cómics y a Thomas Pynchon, que se rehúsa a aceptar las corbatas pero las usa igualmente, que tiene las uñas sucias en su puesto de trabajo.

Erizo: Mayo/2013

Estándar
Ёжик в тумане

Ёжик в тумане

¿Qué es Erizo? ¿Alguien lo sabe? ¿Alguien lo entiende? ¿Alguien lo lee? ¿Quiénes nos leen? ¿Quiénes son esos que pasan por esta página? ¿Nos dará miedo si alguna vez nos encontramos? ¿Les daremos miedo nosotros? ¿Cuánto tiempo más seguiremos? ¿O ya estamos muertos? ¿Nos volveremos polvo? ¿Nos convertiremos en mariposas? ¿Quién escribe las editoriales de Erizo? ¿El Gordo Vimana, Omar Vega, Arnold Fontein? ¿Todas las anteriores? ¿O no las escribe nadie? ¿Quizás las escribe Dios? ¿O el Diablo? ¿Realmente importa?

Algoritmo Taller Fobos 2003, por Remigio Aras. Y finiquitamos Mayo con este extraño extracto del pasado que no sabemos a ciencia cierta qué hace aquí, pero que a estas alturas ya nadie espanta que lo hagamos. La arqueología es una ciencia que mete mano al pasado como una matrona intrusa en situaciones que quisiéramos dejar en donde están.

La despedida de soltero de Luis Saavedra, por Tué-Tué. La verdad es que uno nunca puede decir que ha vivido suficiente y si se afirma es un flagrante error. Como la oficina de patentes de EE.UU. cuando declaró a finales del siglo 19 que quedaba poco para su cierre porque ya todo estaba casi inventado. ¿Quién pensaría que Erizo albergaría voluntariamente un cuento de Tué-Tué? Ni las más locas imaginaciones de la física cuántica lo hubieran tenido en cuenta. Con ustedes, el mejor cuento de Tué-Tué. O al menos el más coherente.

Resultado del generador de ideas 2004, por Remigio Aras. La sequía del escritor es una situación preocupante cuando se está frente a una página en blanco. No hay mayor tormento que la ausencia de frases satisfactorias. Pero eso se acabó con el Generador de Ideas, que hasta ahora lleva miles de plots entregados a escritores felices y satisfechos. Usted también puede escribir. No importa lo mediocre que sea, el Generador de Ideas se salta esta pequeña dificultad.

La tortuosa búsqueda del Árbol de la Quietud (quinta parte y final), por Remigio Aras. Así, intempestivamente, porque pasarán muchas cosas intempestivas estos días, llega la última parte de nuestro serial sobre la búsqueda del amor y el sentido de la vida. Aras remata poéticamente a esta criatura que nos dejó con las ganas de ver a Gianella Marengo en bolas.

El Fin de Erizo (primera parte), por Juan Calamares y Luis Saavedra. Lo que muchos estaban esperando. Después de rumiar tantas desgracias contra personas inocentes como Teobaldo Mercado y Omar Vega, Erizo inicia una nueva saga hacia la autodestrucción. Aras, Calamares y Saavedra se reúnen para la última aventura.

La tortuosa búsqueda del Árbol de la Quietud (cuarta parte), por Remigio Aras. Con Gianella Marengo en el paraíso (o el infierno, elija usted), el serial decae ostensiblemente en sex-appeal. Ya no tendremos sus curvas mortales contoneándose por los días de Juan Calamares, pero sí un caníbal muy ilustrado que hace gala de su conocimiento. Calamares continúa escapando una y otra vez de accidentes y trampas. ¿Hasta cuando, señor autor? ¿Cuándo disfrutaremos de su martirio, junto a una coca-cola y un sánguche de queso?

La Odisea de tu vida (ficción), por Luis Saavedra. Como Luis Saavedra es flojo, siempre está sacando refritos de sus cuentos publicados. Este relato salió en una antología argentina el año pasado y como nunca va a ver el libro por estar a cientos de kilómetros de Buenos Aires, pensó que no hacía nada malo con publicarlo en la web. El período sensible son tres meses. Si no llega ninguna notificación de retiro, puede continuar eternamente aquí.

Remigio Aras, Juan Calamares y Luis Saavedra son los únicos supervivientes del equipo original de Erizo. En este mes de la nostalgia y la melancolía queremos hacer un sentido tributo a los que sin decir ni mú se viraron de Erizo. Pablín y sus Plosoms, cuyo origen o sentido nadie entendió, Sergio Fritz, que se dedicó a su editorial, Patricio Alfonso, que ya no se junta con la chusma, la Mane Chandía, que todavía se aparece pero ya no hace comentarios, Miguel Ferrada, que se puso a pololear y ya no pasa a visitar a Calamares a su cuchitril. Pero sobre todo extrañaremos a Tué-Tué, que nunca fue parte de Erizo, pero igual lo invitamos y lo desafiliamos en el mismo día. Una extraña jugarreta del destino.

Erizo: Abril/2013

Estándar
Ёжик в тумане

Ёжик в тумане

Abril, devolución de impuestos, mes de los gatos en Zambia, celebración de la creación del corno alemán en Hochsauerlandkreis (aunque fue un rotundo fracaso, se le celebra igualmente con cerveza y embutido). Como olvidar esos amores de otoño que se van con la última hoja de los árboles. Como olvidar que milagrosamente enfilamos para los dos años, brindando al populacho ignorante (y a nuestros amados lectores) joyas de la ciencia ficción y la comedia. Porque nos hemos convertido en el vicio privado, y que jamás reconocerían, de mucha gente que nos desprecia por no bañarnos ni calzar mocasines de cocodrilo. No, no somos millonarios excéntricos, pero entre todos reunimos un corazón grande y una mente brillante, el único problema es que por separado somos idiotas. No importa, si el genio fuera moneda corriente, seríamos tan millonarios como esos millonarios excéntricos. Pero continuaremos haciendo ARTE (sí, ARTE) para esas masas imbéciles que caen aquí (y para ustedes, queridos lectores) y para los excéntricos millonarios, que en completa incognitud pasan por esta web de pobres, sufridos, mal hablados, mentalmente inhabilitados escritores de pacotilla.

La columna gorda del Gordo Vimana El gordo va por su segunda aventura literaria, en donde visitará los cafés con piernas literarios y se enfrentará a su más grande enemigo. Es la columna con más visitas de Erizo, de gente con la morbosa curiosidad de ver cuando el autor irá tan lejos como para merecer una demanda civil.

La venganza del payasito de porcelana, por Juan Calamares. Calamares, consumido por la envidia a un cuento perfecto como “El Payaso de Porcelana”, escrito por Luis Saavedra, pergeña su propia versión, pero como Jaimico cuando intentaba emular a Soylacomadreja, el resultado está a la vista.

La tortuosa búsqueda del árbol de la quietud (tercera parte), por Remigio Aras. Continuamos las estrepitosas aventuras del submarplano con Gianella Marengo y compañía. Calamares se desnuda, Amira desaparece, pero ahí está su primo Remigio, el peluquero, para reemplazarlo. Diversión y colonia barata para esta tercera parte dedicada a Mane Chandía y Capeka.

Inside the Erizo’s Study: Martín Muñoz Kaiser, por Remigio Aras. Preguntas onanistas para el escritor de “El Martillo de Pillán”. Es corto, pero no tiene desperdicio. Calamares se peinó su delicada barba para el evento y Saavedra se puso su mejor chaqueta. Gracias a la paciencia de Kaiser, estoicamente soportó las manías de Erizo.

Apuntes sobre el lanzamiento de «Mensajes ocultos del cine fantástico» de Omar Vega, por Juan Calamares. Nuevamente Juan se pasa por la raja los signos de ortografía, los guiones de diálogo y cuanta regla de buena escritura hay en este pobre mundo hispanoparlante. No basta con estar asediado por el inglés y el chino, ahora hay que destruir el querido idioma por dentro. Pero se lo perdonamos todo a este loco lindo, este calamar, este erizo por excelencia, que revisita el lanzamiento del libro de nuestro admirador número uno. Omar Vega fue, es y será una fuente de inspiración en días tenaces de depresión. Es una fuente inagotable de ciencia ficción y humor para el deleite de quien diablos sea que nos lea.

Así es, amiguitos, Erizo va para el segundo año y será parte del próximo gobierno como consejeros del Consejo de Cultura y las ARTES (sí, las ARTES). Seremos ministros de Estado y pondremos un libro de Teobaldo Mercado en las manos de cada ñiño de este país, mientras que Omar Vega dará charlas a lo largo de Chile sobre la ciencia ficción y los antígenos ancestrales. Por supuesto, Remigio Aras dirigirá la Corporación de Peluqueros y Orquestas Municipales, en tanto que tendremos a Miguel Ferrada encerrado en el Ministerio empastando a mano cada uno de los libros de texto de primero a octavo. Juan Calamares será el Gran Artista y enseñará la manera correcta de tocar el corno alemán y detrás de todo esto, mirando con sus malvados ojos porcinos, ese hombrecillo contrahecho que es Luis Saavedra, tirando de los hilos de la gente en pos de su asqueroso plan maestro.

Erizo: Marzo/2013

Estándar
Ёжик в тумане

Ёжик в тумане

Se decía de Pierre Menard: “No quería componer otro Quijote -lo cuál es fácil- sino El Quijote. Inútil agregar que no encaró nunca una transcripción mecánica del original; no se proponía copiarlo. Su admirable ambición era producir unas páginas que coincidieran -palabra por palabra y línea por línea- con las de Miguel de Cervantes“.

“(…)El método inicial era sencillo. Conocer bien el español, recuperar la fé católica, guerrear contra los moros, o contra el turco, olvidar la historia de Europa entre los años de 1602 y de 1918, ser Miguel de Cervantes. Pierre Menard estudió ese procedimiento (…) pero lo descartó por fácil. (…) Ser, de alguna manera, Cervantes y llegar al Quijote le pareció menos arduo -por consiguiente, menos interesante- que seguir siendo Pierre Menard y llegar al Quijote, a través de las experiencias de Pierre Menard.

Capítulo 4: La nanotecnología al rescate (extracto libro “Mensajes ocultos del cine fantástico”). Omar Vega gentilmente nos ha cedido un texto de su libro que se presentará el próximo 27 de marzo de 2013, a las 18.30 hrs., en la terraza de la Biblioteca de Santiago, en Quinta Normal. El libro está editado por Bajo los Hielos y es una recomendable lectura para todos los interesados en el cine fantástico. ¡Están todos invitados!

Entrevista a Emiliano Navarrete: “Prefiero Celebrity Deathmatch, y de seguro escogería a Álvaro Bisama”. Nuestra rising star del mundo editorial nos muestra su coranzoncito impulsado por dos pilas AAA. Nos habla de un hermoso mundo lleno de colores, único, lleno de colores. El mundo está lleno de colores, mágico mundo de colores (de colores), el máaaaagico muuuundo del color.

La Columna Gorda del Gordo Vimana: “EL PRINCIPITO”. Vimana nos regala una columna llena de comentarios exquisitos y rellenos de mayonesa y manjar, una delicatessen que unos pocos elegidos podrán saborear junto a un sánguche de milanesa y una coca-cola de tres litros.

¡Al carajo con el Mago de Oz! es un antiguo texto de Remigio Aras que cobra relevancia estos días debido al estreno de Oz el Poderoso. Guest starring Juan Calamares y Luis Saavedra, por supuesto.

Crítica a “Memorias de un hombre escéptico” de Omar Vega. El historiador del futuro nos deleita con su biografía desde los días de pequeño cuando conoció a Omar Khayyam, el poeta persa,  hasta el distante futuro -así es, señores, Omar Vega nos sobrevivirá a todos- cuando se dedique, ya cansado de tanto hablar de extraterrestres, a denostar a los autores grandes y pequeños de la literatura universal.

Crítica a El Rampante Barón Sideral, el nuevo libro de Teobaldo Mercado. Al fin el nuevo libro de nuestro autor de culto que seguro traerá orgásmicos momentos a los lectores de Erizo. Rescatamos esta reseña publicada hace muy poquito en el diario El Sur, escrita por el desconocido Atilio Villa, a quien le agradeceremos no demandarnos.

Atómica. Con motivo de los diez años de publicación de Atómica, hacemos un condensado recorrido por su breve historia.

Cortando cabelleras en el fin del mundo (Salfate saca provecho del apocalipsis zombie), por Juan Calamares. Los guardias miraron a Salfate. Hagan lo que dice, dijo este. Se acuclillaron y dejaron las automáticas en el piso y se incorporaron con las manos en alto. Temblaban. Parecían pobres diablos. Le ordené a uno de ellos que esposara a sus compañeros.

Extracto del prólogo de “La horrorosa cajita musical” de Juan Calamares, por Enrique Campino Mardonez. Con el fin de difundir la novísima aparición del libro de Juan Calamares, por nuestros amigos de La Nueva Thule, publicamos una pequeña parte del texto del autor cubano Enrique Campino Mardonez. El prologuista es un buen amigo de Erizo, y de Calamares en particular, que ha pasado la mayor parte de su tiempo en Londres, luego de salir muy temprano exiliado de su querida Gibara, provincia de Oriente. A pesar de lo corto del texto, se distingue su exquisita erudición y su fina capacidad para ver en los entresijos del alma de Juan Calamares.

Erizo es una pequeña cajita de sorpresas combinada con música de feria. No saltarán payasos ni cantarán prima donnas, pero hay veces que leer a Erizo una vez al mes se recomienda como cura para el dolor de caderas y la angina de pecho. Este mes toca vervalsing y todo por culpa de Pierre Menard.

Erizo: Febrero/2013

Estándar
Ёжик в тумане

Ёжик в тумане

En nuestro último episodio, el Grupo Erizo se desmigajaba en las postrimerías del mundo. Mientras Beijing estallaba en llamas y Washington se hundía en un lago de fuego ardiente, los miembros del grupo se enfrentaban a una batalla campal por el poder tener acceso a administrador, en el sitio web. Una lucha idiota y sin sentido ahora que el planeta se desvanecía, pero que estaba en sus mentes como obsesiones negras. Aras redujo a Calamares y le mordió una oreja, pero Calamares se revolvió tan violentamente por el dolor que los dos cayeron al suelo. Saavedra aprovechó la ocasión para plantarle un fierrazo despiadado a Remigio que le dejó turulato. Pero Juan, no corto no perezoso, le plantó una patada en la ingle a Luis. El edificio comenzó a colapsar y allá afuera el rojo del cielo se volvió una lluvia de sangre sobre sus cabezas. La losa cedió y cayeron piso por piso entre escombros y asbesto, pero en cuanto tuvieron oportunidad se desnucaron y lanzaron arañazos. Gruñidos, alaridos de frustración, maldiciones recién inventadas fueron al final las mejores armas. Y mientras una enorme grieta se abría para devorarlos, aún seguían las tres bestias, egocéntricas y luchadoras, aullándose su odio mutuo, cayendo hacia el odio reconcentrado que es el núcleo del planeta. Y aquel 21 de diciembre de 2012, el mundo implotó y fue el fin del Grupo Erizo. Y murieron para siempre.

Vida Fanzinerosa: Superman – arqueología de una supernova, por Luis Saavedra. Rebuscamos en nuestros baúles por una entretención veraniega, pero solo encontramos un sucio libro, roído por los ratones, ennegrecido por el tiempo, un completo desperdicio. Así que dejamos despectivamente a un lado la primera edición de El Quijote y encontramos este fenomenal libraco del cual sacamos una jugosa reseña, nostálgica y depresiva como conviene a este mes de febrero.

Fábula y rueda de los tres erizos (poesía elegíaca), por Remigio Aras. Había una vez un grupo Erizo que muy bien bailaba. Bailaba muy bien y feliz se sentía de hacerlo. Feliz, feliz hasta que un día vine un tal malvado Calamares y le arrebató el baile. Calamares reía y reía y el Erizo lloraba y lloraba. Malvado Calamares, ¿alguna vez has sido un ser humano?, le preguntó el Erizo. “No, nunca, y nunca lo seré”. Y el Malvado Calamares rió y rió y el Erizo lloró y lloró.

Juramento Erizo (ficción), por Juan Calamares. Elegía a los tres amigos. Alguna vez fueron el Erizo y eran jovenes como jóvenes son los jóvenes, alguna vez sintieron la sangre correr por sus venas y la cerveza por sus gargantas, pero ahora los separa un muro divisorio de fealdad y cotidianeidad. Esta fábula es parte del sentimiento de los miles de fans de Erizo que creen que estamos muertos como muertos podrían estar los muertos. Brindemos por los fantasmas y los egos que siempre matan el amor.

Funeral (ficción), por Remigio Aras. Las ansias de morir no son nuevas en el viejo y querido Amira. Diremos sus loas en su funeral falso como en esa pequeña película M.A.S.H. y Calamares tomará su guitarra y cantaremos “Suicide is painless / because the game of life is hard to play” y leeremos poemas de humor negro de Thomas Lynch y beberemos ponche de duraznos hasta que nos caigamos de cara. Será un gran funeral que durará días y aún lloraremos más cuando termine.

Una máscara para Roberto (ficción), por Luis Saavedra. Saavedra regresa triunfal a Erizo con un relato que demuestra el inmejorable estilo y redacción de alguien que estudió en escuela pública. Agradecemos los cientos de mensajes pidiendo a voz en cuello un nuevo texto del autor. Al fin sus plegarias han sido escuchadas y, si gusta al respetable, piensa escribir un spin off de Los Plosoms. ¡Plosoms Sésamo: la next generation!

Mientras tanto, en el Salón de la Justicia Eriza. “Estúpido Calamares, ¿dónde me escondes el whisky?”. “Puchas, Indómito Amira, es que te pones tan cabronazo”. “No es cierto, ¡tú no entiendes nada! ¡Necesito el super concentrado líquido para soportar esta atmósfera terrestre!”. “¡¿Qué pasa aquí?!”. “¡Super Sartre, él me salvará de esta bestia alcohólica!”. “Sartre, ¡necesito rápido super hálito alcohólico”. “Veo que sí, tus ojos rutilan como canicas existencialistas”. “¡Explíquele, gran SS!”. “Yo derramé todo el super concentrado en el inodoro para terminar con tu super dependencia, Indómito Amira”. “¡Estúpido metahumano, ahora moriré!”. Y así fue para gran dolor y estupor de los otros dos. Indómito Amira murió para siempre.

Erizo: Diciembre

Estándar

Ёжик в тумане

Como en una película de John Houston, el calor se escurre en la forma de una iguana verde: sin acechar ni esperar nada, solo reposando un rato y moviéndose perezosamente hacia otro sitio. Entrecierro los ojos y parece que puedo ver más allá de las sombras azules de una noche sin mucha luna de diciembre, hacia el futuro de mil futuros. En esos tiempos la humanidad viaja en enormes y bellas naves góticas por un espacio que no está vacío sino lleno de gases elementales, o muere cíclicamente en los infiernos dantescos de un Deus Irae omnipresente. Las miles de formas del futuro no eclipsan un presente melancólico, casi taciturno; es que por fuerza debemos ser sintónicos y la realidad siempre ata las manos a lo más terrenal de nosotros.

Si hemos de atenernos a los símbolos de nuestro flujo, encontramos que se avecinan tiempos precarios, de inconsistencia social y purga espiritual. Mientras unos se apertrechan para huir cuando la civilización se venga abajo, otros pocos intentan poner algo de cordura a ese límite mental que marcará el fin de los tiempos.

Aunque nadie sepa exactamente cuando acabará el mundo, existe la certeza que el año 2012 marcará, por convención confunción maya, el fin de algo, o el comienzo de otra cosa.

La imaginación perfila desastres de diversa índole desde el mentado armaggedón, pasando por el estúpido advenimiento del Cinturón de Fotones, hasta los tan cacareados tres días de oscuridad de la Princesa Mononoke. Y entre toda la alarma y la sensación de abandono de una sociedad asentada en dinamita, no hay muchas briznas que nos indiquen que no tenemos por qué elegir el camino de la autodestrucción.

Tuve un sueño la otra noche. Llovía en el sueño y era de noche, pero no era ninguna película de Houston. Había reflejos húmedos de las luces que me ayudaban a ver el final de la calle. Caminaba hacia ninguna parte con la vista continuamente eclipsada por la lluvia que escurría por mi cabeza. Pero no había sensación de angustia ni urgimiento, sino una calma como en ninguna otra parte. Siempre me ha gustado la lluvia y me sentía en mi elemento, de modo que no me preocupaba que estuviera mojado hasta el hueso, porque era cálida y refrescante al mismo tiempo. Cuando desperté recordé que en este mundo había una sequía severa y que estaba en medio de una comezón del séptimo año.

Cuando llegué la lluvia de nuevo ya estaré en el otro ciclo de cuatrocientos años o lo que sea, habré dejado atrás la barrera mental de sacarme la piel antigua de este ciclo y estaré en condiciones de decir: “No hubo nada de lo que prometían. Ni cielo ni infierno, solamente yo”.

Promesas… “As the years go by, don’t make any false promises” decía la letra de una vieja canción. En Erizo no hacemos promesas que no seamos capaces de cumplir por lo que les traemos a nuestro autor favorito, el “escritor de culto de los escritores de culto” como lo definió ese sujeto barrigón y barbudo que vive en una cabaña en medio de un bosque de Concón (y que no es Remigio Aras), nos referimos por supuesto a Teobaldo Mercado Pomar, que es un campeón. Disfutren de uno de nuestros cuentos favoritos de Teobaldo, La chica que quería tener cola, inscrita el año 2007 en el Registro de Propiedad Intelectual con el Nº163.302. Teobaldo nos confesó que esta historia, exceptuando lo de la cola, está basada en hechos reales.

Dice Sixto Paz que después del 21 de diciembre va a haber una mutación metafísica, pero va a ser como en Volver Al Futuro, porque simplemente vamos a despertar como ricos y famosos, muy felices, sin conciencia de cómo era nuestra vida el día anterior. Esto lo hace sixto Paz para cuidarse las espaldas, planificó mucho tiempo su estrategia para que no lo tomaran por charlatán. ¿Quién va a poder rebatirlo? El mendigo va a decir: “oye Sixto Paz, mira, pasó el 21 de diciembre y sigo siendo un mendigo”, pero Sixto Paz le responderá: “claro, pero antes eras un condenado a muerte”. Triunfo para Sixto Paz. Ojalá que Sixto Paz tenga razón, y ojalá Juan Calamares (autodenominado “El Rey de la Internet”) siga escribiendo cuentos tan delirantes como Conozco a WoodyAllen.

Sergio Alejandro Amira pilló un día la puerta abierta de los cuarteles del Grupo Erizo y se metió para crear una sección de sus cuentos favoritos. Como somos muy perezosos como para deshacer lo ya hecho, y porque sus cuentos favoritos también son los nuestros, le hemos dejado hacer. La fiesta de la pelirroja, de Armando Rosselot fue escrito en el lejano año 1995, cuando Armando era un joven mozalbete con cabello que veraneaba en Concón con Katyna Huberman.

Luis Saavedra regresa brevemente para hablarnos de las Ventanas de su ex-departamento, dónde se celebró la primera “navidad ñoña” de la que se tenga registro en los anales erizos.

No soy Sapiola es la continuación de Juan Calamares de La tortuosa búsqueda del árbol de la quietud (primera parte) de Remigio Aras. Al parecer la aventura de Gianella Pardo (rehabilitada de una severa adicción al sexo), Juan Calamares (empresario) y Sergio Amira (se lava los dientes con una botella de Jack y queda desocupado) a bordo del Capitán General Augusto Pinochet Libertador de Chile está de antemano condenada al fracaso.

Sapiola cada vez más cubre con su sombra herética los prados dónde pastaba el erizo, y nadie salvo Luis Saavedra podrá salvarnos del fin.

Y mientras esperamos un fin que no fue, un cuento de navidad por Philip K. Dick, que perfectamente pudo haber sido Philip K. Dickens. ¿Sabían que Teobaldo Mercado detesta a Dick? Es que algún defecto tenía que tener nuestro escritor de culto.

Noticia de último minuto: nos ha llegado un saludo navideño desde Gallifrey, estaba en el lenguaje arcano de los Timelords, pero Remigio Aras se dio el tiempo para descifrarlo y esto es lo que obtuvo.

Se nos termina el mes, se nos termina el año pero los textos siguen fluyendo. El ganador del Pepe Yeruba Award 2012 nos presenta un texto que envió para un especial sobre Sergio Alejandro Amira que nunca fue, y en él nos responde una pregunta que ha tenido preocupados a muchos, ¿es Emiliano hipster o qué?

Y en lo que se convertirá en el último post de este mes, y este año; Remigio Aras revisita un poema de Eduardo Anguita aderezándolo con una pizca de Facundo Cabral y varios de sus amigos que no conoce nadie porque no son ni excéntricos, ni millonarios (lo que a N.S.J.C. por supuesto tiene sin cuidado).