Archivo de la categoría: Especiales

Erizo: Especial de Navidad / 2014

Estándar
Ёжик в тумане

Ёжик в тумане

El Padre Erizo, que fue alguna vez benévolo, en estas fechas no lo es y es el Padre Krampus, y sale a los campos despoblados a ver si pilla en la soledad a algún niño desprevenido, abandonado como un perro. Lo cocina con especias propias de esta época como romero, tomillo, clavo de olor, e incluso vainilla, si tiene el dinero para comprarlo en algún Walmart. Lo sirve la Noche Buena de tal manera que las formas se diluyen, y todos disfrutan y lo felicitan sin saber la terrible verdad. De a poco, el padre Krampus acostumbra a sus invitados a probar la carne humana, a sentir dependencia de esa esencia dulce y mórbida de un niño tierno. Sin darse cuenta, los invitados sienten la necesidad de salir a los callejones vistiendo sombreros de ala ancha y sobretodos que puedan ocultar sables y machetes. Secretamente comparten el Gran Libro de las Recetas, en donde ustedes no encontrarán ni cordero ni cerdo como ingredientes.

Una noche de paz (ficción), por Tué-Tué. Nuestro querido Benjamín disléxico nos trae un relato de justicia en la noche más dulce de todas, que no es Walpurgis. Apariciones de Luis Saavedra, Juan Calamares y, cómo no, Santa Claus, cuya denominación nos obliga a decirle así, y no Viejito Pascuero.

Estudio sobre la pareidolia en la borra del café (ficción), por Luis Saavedra. ¿Se le podría haber ocurrido un título mejor al autor? No, porque según él, es el título perfecto después de haber descartado otros como “Molloch”, “Identidad Suspendida” y “Yo fui un hombre lobo adolescente”. Café para combatir el sueño y matar todas las ilusiones.

Un cuento de Navidad, por Philip K. Dick (ficción), por Juan Calamares. Y volvemos a echar mano de antiguos especiales para rellenar los relatos que no llegaron. Esta vez con un cuento que forma parte de la antología Poliedro V, a salir el próximo año. Calamares siempre quizo ser como PKD, pero secretamente sabe que ese puesto ya lo ocupó Sergio A. Amira.

Cuentos de invierno (ficción), por Ramiro Sanchiz. Este pobre chico es uruguayo y pudimos embaucarlo haciéndole creer que publicar en Erizo mola y no el equivalente literario a tener cáncer testicular. Pero como todo esto se trata de pasarlo bomba, el cáncer puede llegar a ser divertido. Un regalo de navidad para nuestros lectores; compus de los 1980’s, Wlliam Gibson, escenarios cyberpunk y metarrealismo. Papa fina en Erizo.

El Grupo Erizo desea que estas navidades puedan pasarlas en familia, aunque sea en la cárcel. Después de todo un convicto con la cara rajada puede llegar a ser tu marido. Reciban la bendición del Padre Erizo y aléjense de gente mala como escritores de ciencia ficción y vendedores ambulantes de biblias. Amén.

 

Estudio sobre la pareidolia en la borra del café (ficción)

Estándar

Chitra-Samael

Por Luis Saavedra.

—Extraño tener alas.

—Un querubín, un santo y un ángel entran en un bar…

—No quiero escuchar otro de tus chistes de ángeles.

—Es lo único que me interesa en estos días. Pero no hay muchos de esos ahora.

—Pero es curioso, nunca me gustó el halo. Era incómodo y me picaba en la nuca todo el día.

—¿Por qué no te gustan mis chistes? Bien, algunos son mejores que otros, pero al menos hablan de nosotros?

—Volvería a usar el halo si con eso me devolvieran las alas.

Chitragupta terminó el café y removió la borra del fondo para adivinar el futuro, pero no vio nada. Nada había vuelto a la normalidad. Lee el resto de esta entrada

Cuentos de invierno (ficción)

Estándar

Console CowboyPor Ramiro Sanchiz.

Una mañana de julio Federico Stahl se despertó en una habitación que no conocía, acostado en el piso sobre un enorme nudo de frazadas y un acolchado. A su lado había una chica de cabello mitad rapado y mitad largo y lacio, teñido casi completamente de violeta ceniciento. No la reconoció. La memoria de Federico tenía, en ese momento, el color de una hoja de papel pasada por varias iteraciones de una mancha de café.

Hacía frío, así que se acurrucó en las frazadas. La chica quedó al descubierto y Federico descubrió que estaba desnuda, era un poco gordita y tenía un tatuaje de la portada de Mona Lisa Overdrive en la cadera izquierda. Muchacha ciberpunk, pensó, y se alegró de que, de alguna manera, la noche anterior no había debido ser de las malas. Probablemente, habría que añadirle, claro, pero también reparó en el fuerte olor a sexo y a menstruación que embolsaban las paredes del cuarto. Se miró la pija y notó pequeñas costritas de sangre amarronada. Entendió que no habían usado preservativos, pero no le importó o apenas le importó. Lee el resto de esta entrada

Capítulo 4: La nanotecnología al rescate (extracto libro “Mensajes ocultos del cine fantástico”).

Estándar

nymphoid-barbarian-in-dinosaur-hell_nymphoid-and-dinosaurs-624x252Por Omar Vega

Esta es la pieza cinematográfica más difícil de ver por su alto contenido reprobable, pero creo que vale la pena recomendar. El filme, aparecido en 1974, es producto de Arnold Fontein y tiene un curioso nombre: “Vírgenes ninfómanas en el Valle de los Dinosaurios”. Fontein fue un oscuro director francés en la máquina hollywoodense, no hay mucho sobre él, pero se sabe que llegó a finales de los 1960’s atraído por la revolución de las flores y huyendo de una condena de 12 años por acosar colegialas. Lee el resto de esta entrada

Crítica a El Rampante Barón Sideral, el nuevo libro de Teobaldo Mercado.

Estándar
El rampante barón sideral

El rampante barón sideral

Por Atilio Villa.

El autor de culto está de vuelta y viene a patear culos. Esa es la impresión que queda luego de leer el prólogo de Omar Vega a la obra aquí reseñada. Vega, el historiador de la ciencia ficción y el futuro, hace un recorrido por la bibliografía y los principales eventos en la vida literaria del autor desde su amistad con Carlos Raúl Sepúlveda, el lento -y duro- aprendizaje en la autoedición hasta su decantamiento por las tecnologías de publicación electrónicas, pero también nos muestra con claridad meridiana los puntos básicos en la literatura de Teobaldo Mercado. Todo esto se agradece, y resulta más que útil para entender la esencia de muchos de sus relatos, pero lo que viene luego se debe celebrar como un festín al que se ingresa por invitación. Lee el resto de esta entrada

Erizo: principios de Agosto (Especial “Pepe Yeruba” Award 2012)

Estándar

Ёжик в тумане

Al fin, después de un larguísimo Julio, hemos llegado. Hay que reconocer que Saavedra tuvo la culpa y merece la muerte, pero esta vez no será expulsado. Los actos de bondad como este prestigian a los grupos civilizados. Pero ya basta de asuntos internos y vamos a lo que nos convoca porque el “Pepe Yeruba” Award fue otorgado y celebrado entre vítores y bacanales en alguna parte del mundo, pero en Chile fue más humilde. Para ello tenemos un reportaje gráfico que da cuenta de la celebración.

Ceremonia de premiación del “Pepe Yeruba” Award 2012. Un reportaje gráfico de la feliz reunión de Emiliano Navarrete, el ganador del concurso, con sus héroes intelectuales, los miembros del Grupo Erizo. Invitados a esta ceremonia fueron I.C. Tirapegui y Teobaldo Mercado.

Yeruba on fire (Ficción), por Emiliano Navarrete. Ganador del Pepe Yeruba Award 2012. Navarrete gana con justicia este año y lo celebramos publicando su historia sobre la reconciliación aparente entre Don Francisco y Pepe Yeruba. Traiciones en esta historia crepuscular.

¿Qué fue de Pepe Yeruba?, la culpa no es del perro, por Remigio Aras. Hastiado de las imposiciones que le exige Erizo, Aras escribe con ganas de pegarle un combo a la mismísima barbilla del mundo. Pepe Yeruba es una excusa para hablar sobre lo que hay de aparente en el brillante mundo.

Los Plosoms: Epep Aburey (Ficción), por Andrés Odellober. Influenciado por el viejo Edgar Rice Burroughs, Odellober mete a nuestro científico, que no es aventurero ni guerrero, sino científico en una aventura que lo llevará a una ciudad misteriosa, regido por un rey misterioso con una hija misteriosamente bella.

El rapto de las Meninas por el Conde Demediado (Ficción), por Luis Saavedra. Una fábula moral sobre el poder de los medios y su efecto sobre las mentes débiles de los ciudadanos menos preparados. Cuando Juan Calamares se ve atrapado, su respuesta es la extorsión y el estupro.

La transfiguración de Pepe Yeruba (Ficción), por Juan Calamares. Una fantasía oscura en donde las pulsiones salvajes agarran a los personajes y los conducen a revolcarse en el asqueroso sexo. ¡Hasta donde vamos a llegar!

Y ahora sí a lo doméstico. Este mes anunciamos que Andrés Odellober ha reconsiderado sus ofensas hacia el Grupo Erizo y se disculpó vistiendo un tutú rosado y bailando El Lago de los Cisnes. Las disculpas fueron aceptadas por su increíble performance. Pero mientras Odellober saltaba y se estiraba como una prima donna, Luis Saavedra aprovechó de reprocharle a Calamares su odio hacia él. “¿Por qué muero en todos tus relatos, Calamares?”. “No, amigo, es una licencia artística”. “Pero cada vez que edito tus cuentos, tengo que sacar tus ‘¡te odio, Luis Saavedra!’ y tus ‘Luis Saavedra debe morir de la peor forma!'”. “No tengo respuesta a eso”. “¿Realmente sientes todo eso que escribes?”. “No tengo respuesta a eso”. “Creo que yo te gusto, Calamares. Si es así, no me respondas”. “No tengo respuesta a eso”. Entonces, Luis Saavedra decidió levantarse y anunciar su retiro del Grupo Erizo y salió disparado por la puerta, llorando. Lleva desaparecido tres semanas, publicamos su relato como un homenaje a su persona.

Ceremonia de premiación del “Pepe Yeruba” Award 2012

Galería