Archivo de la etiqueta: Tue-Tue

Erizo: Especial de Navidad / 2014

Estándar
Ёжик в тумане

Ёжик в тумане

El Padre Erizo, que fue alguna vez benévolo, en estas fechas no lo es y es el Padre Krampus, y sale a los campos despoblados a ver si pilla en la soledad a algún niño desprevenido, abandonado como un perro. Lo cocina con especias propias de esta época como romero, tomillo, clavo de olor, e incluso vainilla, si tiene el dinero para comprarlo en algún Walmart. Lo sirve la Noche Buena de tal manera que las formas se diluyen, y todos disfrutan y lo felicitan sin saber la terrible verdad. De a poco, el padre Krampus acostumbra a sus invitados a probar la carne humana, a sentir dependencia de esa esencia dulce y mórbida de un niño tierno. Sin darse cuenta, los invitados sienten la necesidad de salir a los callejones vistiendo sombreros de ala ancha y sobretodos que puedan ocultar sables y machetes. Secretamente comparten el Gran Libro de las Recetas, en donde ustedes no encontrarán ni cordero ni cerdo como ingredientes.

Una noche de paz (ficción), por Tué-Tué. Nuestro querido Benjamín disléxico nos trae un relato de justicia en la noche más dulce de todas, que no es Walpurgis. Apariciones de Luis Saavedra, Juan Calamares y, cómo no, Santa Claus, cuya denominación nos obliga a decirle así, y no Viejito Pascuero.

Estudio sobre la pareidolia en la borra del café (ficción), por Luis Saavedra. ¿Se le podría haber ocurrido un título mejor al autor? No, porque según él, es el título perfecto después de haber descartado otros como “Molloch”, “Identidad Suspendida” y “Yo fui un hombre lobo adolescente”. Café para combatir el sueño y matar todas las ilusiones.

Un cuento de Navidad, por Philip K. Dick (ficción), por Juan Calamares. Y volvemos a echar mano de antiguos especiales para rellenar los relatos que no llegaron. Esta vez con un cuento que forma parte de la antología Poliedro V, a salir el próximo año. Calamares siempre quizo ser como PKD, pero secretamente sabe que ese puesto ya lo ocupó Sergio A. Amira.

Cuentos de invierno (ficción), por Ramiro Sanchiz. Este pobre chico es uruguayo y pudimos embaucarlo haciéndole creer que publicar en Erizo mola y no el equivalente literario a tener cáncer testicular. Pero como todo esto se trata de pasarlo bomba, el cáncer puede llegar a ser divertido. Un regalo de navidad para nuestros lectores; compus de los 1980’s, Wlliam Gibson, escenarios cyberpunk y metarrealismo. Papa fina en Erizo.

El Grupo Erizo desea que estas navidades puedan pasarlas en familia, aunque sea en la cárcel. Después de todo un convicto con la cara rajada puede llegar a ser tu marido. Reciban la bendición del Padre Erizo y aléjense de gente mala como escritores de ciencia ficción y vendedores ambulantes de biblias. Amén.

 

Anuncios

Erizo: Especial de Noche de Brujas / 2014

Estándar
Ёжик в тумане

Ёжик в тумане

Erizo está cansado. El Padre Erizo se aleja a su comodidad en lo más profundo de la montaña, desde allí ve como el Erizo languidece. Pero de vez en cuando, rompe su contemplación para obligar a escribir a los que quedan. Sobre todo si es Halloween o Navidad. Los especiales de Erizo son apetecidos y ya se lo quisieron otros falsos grupos literarios. El Padre Erizo observa al pequeño Tué y a Saavedra, pero ya no mira más allá de ellos dos. ¿Será hora que el Erizo necesite sangre nueva?

Un cuento de terror para Erizo (ficción), por Tué Tué. El pequeño Tué, el más joven de los Erizos, viene a complacer al Padre Erizo presentando este texto sobre el rock star Calamares. Un relato desde el profundo averno moral que nos viene a hacer reflexionar el porqué el hombre está en una sempiterna lucha consigo mismo y el mundo interior. En realidad, no pasa nada de esto, pero es un texto disfrutable para estas fechas.

Desolación (ficción), por Luis Saavedra. Vuelve el escritor favorito de los fantasmas, porque son los únicos que lo leen. Saavedra amenazó con escribir un relato de auténtico terror y humor, digno del Erizo, pero terminó pergeñando este triste recuerdo de sus días mejores. La historia de una chica sumida en el pozo de la tristeza y el encuentro con otros tipos de pozos, aún más profundos.

Una máscara para Roberto (ficción), por Luis Saavedra. Rescatamos este cuentito publicado en el momento en que pasó desapercibido. No es que no vaya a pasar lo mismo, pero al autor le hubiera gustado etiquetarlo bajo un Especial de Noche de Brujas, así que qué diablos. Adelante, vean.

Cortando cabelleras en el Fin del Mundo (ficción), por Juan Calamares. Aunque ya no fue el fin del mundo, nos hubiera gustado leerles este tipo de relatos a las hordas de zombies que arrasaran el mundo. El mundo se vuelve cada vez más fome, a medida que van cayendo los mitos y los ánimos milenaristas. En mil años más, Erizo volverá a escribir un especial sobre el fin del mundo.

Prolegomena zu einer jeden künftigen Pataphysik (ficción), por Remigio Aras. Del peluquero que mejor escribe en Concón, recuperamos este textos hecho para disfrutar su imagen de cabecera. Por que es gratuita, y también porque sale Pablín y Calamares, y al final Saavedra luce una corona de espinas doradas que le queda muy cool.

Un nuevo año y un nuevo Especial de Halloween. La comida está servida en la mesa del Padre Erizo, santificado sea su nombre. Comed y bebed de su mesa para que este 31 de octubre no sean visitados por los tordos de mal agüero ni los rostros en la oscuridad.

Un cuento de terror para Erizo (ficción)

Estándar

calamares_tuePor Tué Tué.

(Primera parte)

Desde hace un tiempo, Juan Calamares ya era toda una celebridad y disfrutaba de todo los beneficios que conlleva la fama. Su banda era conocida por todo Santiago y pronto en todo en el país. Imponiéndose en un corto periodo, sobre todas las bandas underground de Chile, algo que no le pareció nada raro entre los fans y circulo de amistades del cantante. Pero, ¿qué sabían ellos sobre lo que hace Calamares en verdad? Él para conseguir esa fama, tuvo que comprometerse en algo, que tarde o temprano se iba a cobrar, y con muchos intereses. Así lo descubría Calamares esa noche primaveral, al amparo de la luna plutónica. Lee el resto de esta entrada

La columna gorda del Gordo Vimana: “Tuiques en Arsenarl”.

Estándar

unrelatedLee la primera parte, la segunda parte y la tercera parte.

Hola, ya me conocen. Soy el Gordo Vimana. O sea, si no han leído mis episodios anteriores entonces esta es la oportunidad para conocerme. O sea, estoy en una misión que me encomendó un viejito que no tengo la más puta idea en donde lo conocí, pero insiste en que le escriba un “algo” para su libro. O sea, yo no tengo idea de escribir, pero la gente insiste en que lo haga. Y me pagan por ello. O sea sí, les digo que soy crítico y toda la vaina, y la gente es tan weona que me cree. O sea, estoy en aprietos. Lee el resto de esta entrada

Vendetta (ficción)

Estándar

UnrelatedPor Tué-Tué.

Había pasado mucho tiempo desde que él dejo de publicar tonterías por las redes sociales. Todos pensaron que se fue de viaje a un lugar desconocido. Algunos creyeron que se fue al Tibet para liberarlo y aprender sobre la meditación, otros pensaron que se fue a entrenar las disciplinas de un antiguo clan de asesinos japoneses. Y unos pocos tuvieron la idea que viajo al sur de Chile a buscar una parte de su árbol genealógico, que supuestamente pertenecía al pueblo mapuche y, además, para aprender los conocimientos que poseían los kalkus y machis. Pero la verdad, es que nadie sabía adonde fue. Lee el resto de esta entrada

DETRÁS DE LAS RISAS: La verdadera historia de Grupo Erizo contada por sus protagonistas.

Estándar

erizo

Por Juan Calamares

Luis Saavedra: Una  noche  soñé  con un anciano  que decía llamarse  Padre Erizo. Me   dijo: “ve por  el mundo  y  busca  discípulos en mi nombre”. Y  así lo hice. Lee el resto de esta entrada